El NYPD enviará más policías a calle 125 para lidiar con desamparados

El Comisionado Bill Bratton anunció que habrá un equipo de oficiales capacitados para lidiar con aquellos que sufren enfermedades mentales.
El NYPD enviará más policías a calle 125 para lidiar con desamparados
Foto: Mariela Lombard / El Diario

Una docena de oficiales de policía estuvieron en la calle 125 este verano lidiando con desamparados establecidos en Park Avenue.

“La mayoría de las veces nos dejan dormir, pero nos hacen mover bien temprano en la mañana”, dijo un desamparado a un reportero de NY1.

Los oficiales intentan convencer a los desamparados de abandonar la calle en donde se encuentran.

LEE: TODO SOBRE LOS DESAMPARADOS EN NYC 

El comisionado de la policía, William Bratton, visitó la calle 125 recientemente y decidió asignar más oficiales en el área.

“Los oficiales que asignaré a esta área estarán especializados en lidiar con aquellos desamparados que sufren de enfermedades mentales y emocionales, y que entienden los problemas que estos enfrentan,” dijo Bratton.

Según NY1, mucho de los desamparados en el área utilizan la popular y dañina marihuana sintética, K2.

Bratton añadió que hay más de 1,000 desamparados llegando diariamente desde Randalls Island a la calle 125. Además dijo que los nuevos oficiales ayudarán a coordinar servicios de rehabilitación en clínicas cercanas y en el resguardo de Randalls Island. 

La opinión de los desamparados sobre esta situación es diversa. Un hombre le dijo a un reportero de NY1 que acababa de salir de prisión y que no quiere ir a los resguardos porque teme pelear con alguien y terminar de nuevo en prisión.

Le pido a Dios todos los días que me ayude, usted sabe, a sobrevivir todo esto”, dijo.

Como dijo NY1, el problema de los desamparados es difícil de resolver principalmente debido a que las personas terminan viviendo en las calles por diversas razones. Sin embargo, un hombre que fue entrevistado opina diferente: “Cuando uno camina, ellos piden dinero, entonces yo les doy unos cuantos dólares. Pues, un día, los mismos dos hombres vinieron, partieron mi puerta, y me robaron. No me dan lástima”, dijo el hombre.

Otras personas estan de acuerdo en que se debe tratar con compasión a aquellos que viven en las calles.