EEUU ha deportado a 231,000 inmigrantes indocumentados desde octubre de 2014

Número de deportados bajó en un 42% respecto a 2012, según cifras oficiales  
EEUU ha deportado a 231,000 inmigrantes indocumentados desde octubre de 2014
Inmigrantes deportados cruzan la frontera hacia México.
Foto: EFE

WASHINGTON, D.C. – El gobierno de EEUU deportó a 231,000 inmigrantes indocumentados entre octubre de 2014 y septiembre pasado, en lo que supone una baja del 42% respecto a 2012, en medio de continuos reclamos de la comunidad inmigrante para que cesen las deportaciones.

Consultada por este diario, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) no ha podido confirmar informes de la agencia de prensa AP con esa cifra, que incluye a 136,700 de esos deportados que tenían antecedentes criminales.

Sin embargo, la cifra no incluye a los mexicanos que fueron detenidos en la frontera sur y deportados de inmediato por la Patrulla Fronteriza.

En total, la nueva cifra de deportados, equivale al mayor descenso anual desde 2012.

A manera de comparación, ICE deportó a 315,943 en el año fiscal 2014,  incluyendo a 91,037 criminales y 137,983 que habían intentado reingresar ilegalmente al país.

La cifra total de deportados en el año fiscal 2014 representa una baja de 52,701 respecto al año fiscal 2013.

Como parte de las prioridades migratorias delineadas por la Administración Obama en noviembre pasado, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) centra su atención en la deportación de indocumentados con antecedentes criminales, los que representan un peligro para la seguridad pública o nacional y los que han reingresado ilegalmente a Estados Unidos.

Exigen cese a las deportaciones

La nueva cifra de criminales deportados sugiere que ha habido menos indocumentados al interior del país con delitos lo suficientemente graves para su expulsión.

Aún así, el descenso no apacigua a grupos pro-inmigrantes, como la campaña “#Not1More”, que para la semana del 20 de noviembre próximo han programado protestas, manifestaciones y actos de desobediencia civil en ciudades como Phoenix (Arizona), Atlanta (Georgia), Filadelfia (Pensilvania), Chicago (Illinois) y Nueva Orleans (Lousiana) para exigir un cese a las deportaciones.

La semana de protestas coincide con el primer aniversario del anuncio de los alivios migratorios del presidente Barack  Obama, que permanecen congelados en los tribunales.

Vaivén de propuestas migratorias

Las cifras fueron divulgadas en momentos en que el problema de la inmigración ilegal acapara un lugar prominente en la contienda presidencial de 2016: en general, los demócratas compiten entre sí para presentarse como los más flexibles con los indocumentados mientras que, en sentido contrario, los republicanos buscan congraciarse con los conservadores recetando mano dura contra los inmigrantes clandestinos.

La precandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, dijo en una entrevista con la cadena Telemundo que es hora de adoptar una política de deportaciones “menos agresiva” que la que emprendió el presidente Barack Obama desde 2009, que provocó la expulsión de más de dos millones de indocumentados y le valió el mote de “deportador en jefe”.

Mientras, durante un foro de la Cámara de Comercio Hispana de EEUU, el precandidato presidencial republicano y gobernador de Ohio, John Kasich, ridiculizó hoy, sin citarlo por nombre, al magnate empresarial Donald Trump, quien ha prometido expulsar a todos los once millones de inmigrantes indocumentados en un plazo de entre 18 y 24 meses.

ICE dedica más tiempo a localizar a inmigrantes prófugos

En declaraciones a este diario, una portavoz de ICE, Jennifer Elzea, dijo que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aún no ha completado su informe para el año fiscal 2015, pero ICE sigue centrándose en “las amenazas más graves para la seguridad pública y la seguridad nacional, así como en los que cruzan ilegalmente la frontera”.

“Por lo tanto, el número total de deportaciones puede mostrar un descenso, consecuente con un descenso sustancial en las detenciones en general, entre  otros factores”, agregó Elzea.

Según la portavoz, debido a que varias agencias policiales locales tienen poca o ninguna cooperación con ICE, la agencia se ve obligada a invertir más tiempo y recursos para localizar y arrestar a inmigrantes prófugos.

Sin dar detalles, Elzea dijo que algunas de las jurisdicciones y agencias policiales que antes se negaban a cooperar con ICE ahora lo hacen a través del Programa de Prioridad Policial (PEP, en inglés) puesto en marcha en julio pasado.