La receta de Joe Girardi para que Yankees luche por la Serie Mundial en 2016

El piloto espera tener una rotación ahora sí completa y agregar un segunda base que complemente el lineup
La receta de Joe Girardi para que Yankees luche por la Serie Mundial en 2016
Joe Girardi, manager de los Yankees, está muy optimista para la siguiente temporada.
Foto: Getty Images

Joe Girardi tiene claro que la meta de los Yankees en 2016 es la Serie Mundial. Nada nuevo, porque eso se espera del equipo todos los años.

Sin embargo, el manager de la novena de El Bronx considera que conquistar el trofeo No. 28 será posible sin hacer grandes refuerzos a la actual plantilla.

Tres días después de que los “Mulos” fueron eliminados por los Astros en el juego de comodín, al caer 3-0 en Yankee Stadium, Girardi se mostró convencido de que el equipo estará mejor la próxima campaña.

Ese optimismo del manager recae en que contará con una rotación robusta y saludable. “Obviamente tendremos a (Luis) Severino el año completo”, dijo sobre el novato dominicano que llegó a Grandes Ligas en agosto.

Sobre el quisqueyano Michael Pineda dijo que probó ser efectivo si se mantiene saludable; y espera que su compatriota Iván Nova esté totalmente recuperado de su cirugía Tommy John.

“Tendremos más lanzadores de los que esperamos y no tantas interrogantes”, agregó.

Al japonés Masahiro Tanaka no le dio la etiqueta de “as”, aunque dijo que puede estar en el tope de la rotación. “Lo importante es que durante la temporada tengamos cinco abridores que puedan competir día a día y te dan la oportunidad de ganar”.

Sobre CC Sabathia, internado en una clínica para rehabilitarse a la adicción al alcohol, Girardi resaltó sus últimas siete aperturas y dijo que por ahora el zurdo tiene un puesto en la rotación, aunque será importante ver cómo llega físicamente al campo primaveral.

Asimismo, Girardi destacó que hay bastante talento en las Ligas Menores que pueden contribuir al equipo grande en caso de lesiones. “Así que espero que seamos un mejor equipo”, indicó.

Buscan un segunda base

Respecto a la ofensiva, el manager no ve la necesidad de buscar un bateador derecho, a pesar de que el equipo tuvo problemas con lanzadores zurdos. Girardi cree que el regreso del inicialista Mark Teixeria, ambiestro lesionado en agosto, resolverá el problema.

“Esperamos contar con el regreso de ‘Tex’ saludable, y con eso añadimos un gran bate derecho”, manifestó el timonel, quien considera que el segunda base por el que se decante el equipo podría ser otro bate derecho importante.

Aunque no descartó que el intermedista por el que se decante el equipo pueda ser un derecho. “El 1 de noviembre, cuando haya terminado la Serie Mundial, habrá una serie de discusiones sobre cómo mejorar el equipo”, expresó.

Sobre las pocas bases que Brett Gardner se robó en 2015 (20), especialmente en la segunda parte de la campaña, Girardi dijo que es algo que necesita ser abordado. “Él nunca se quejó de sus piernas; pero a veces cuando un jugador no se roba bases es porque físicamente no se siente bien y no va a decirte”, dijo.

A-Rod seguirá como designado

¿Es posible que Alex Rodríguez cumpla otro rol que el de bateador designado? “Posiblemente seguirá siendo bateador designado”, respondió Girardi, agregando que eso es algo que también se discutirá durante el receso.

Por otra parte, dejar en la banca a Jacoby Ellsbury en el crucial juego de comodines contra los Astros ha dado mucho para hablar, considerando que el jardinero firmó contrato de $153 millones por siete años después de la temporada de 2013.

Con el zurdo Dallas Keuchel como abridor de Houston, Girardi optó por sentar a Ellsbury, quien en su carrera tiene .284 de promedio de bateo contra pitchers zurdos, pero en 2015 bajó a .253. En su lugar, Girardi optó por Brett Gardner, quien tuvo un mejor año contra zurdos, al batear para .276 y .361 de porcentaje de embase, aunque en su carrera su promedio es .260.

“Tengo que tomar muchas decisiones difíciles durante la temporada”, dijo Girardi, explicando que a veces sentó a Gardner y otras a Ellsbury por Chris Young. “Tuve que decidir, no fue fácil. Analicé lo que los dos muchachos hicieron durante la campaña; el punto definitorio fue la labor contra los zurdos; no fue una decisión fácil”.