Patrulla Fronteriza reduce 26%  incidentes sobre uso de la fuerza

Manual divulgado en 2014 ha ayudado a reducir actos de violencia contra inmigrantes, asegura agencia  

Patrulla Fronteriza reduce 26%  incidentes sobre uso de la fuerza
Foto: Archivo / Getty Images

Washington.- Pese a un leve aumento de incidentes de violencia en la frontera sur en el último año,  los agentes de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (CBP, en inglés) lograron reducir en un 26% el uso de la fuerza contra inmigrantes en la zona, informó este martes la agencia federal.

Según un desglosado de la CBP, el número de incidentes por el uso de la fuerza bajó de 1,037 en el año fiscal 2014 a 768 en el año fiscal 2015, que  terminó el pasado 30 de septiembre.

Entre octubre de 2014 y septiembre pasado, hubo 28 incidentes con armas de fuego y 740 con “armas menos letales”, como balas de gas pimienta, Tasers y garrotes, en comparación con 1,008 incidentes el año fiscal 2014.

En un comunicado, el director de la CBP, Gil Kerlikowske, se congratuló por los resultados desde que él asumió el cargo en marzo de 2014, al indicar que la reducción del 26% “es especialmente significativa, tomando en cuenta que los ataques contra los agentes y oficiales han permanecido fundalmente sin cambios”.

“Me alienta el progreso y dedicación que han demostrado los oficiales y agentes de la CBP este año. Sin embargo, siempre hay algo más que se puede hacer y permanecemos comprometidos con el fortalecimiento de nuestra agencia”, apuntó Kerlikowske.

Sigue la violencia

La violencia en la frontera con México sigue siendo un problema significativo ya que, según la CBP, el número de ataques contra los agentes fronterizos subió en un 5%, de 373 en el año fiscal 2014 a 390 en el año fiscal 2015.

En el año fiscal 2011, hubo 675 ataques contra los agentes fronterizos, cifra que bajó paulatinamente entre 2012 y 2014.

La agencia ha sido criticada durante años por diversos grupos cívicos por su presunta falta de transparencia y abuso policial, especialmente a raíz de la muerte de decenas de inmigrantes desde 2005.

Frente a presiones políticas para reducir el número de muertes de inmigrantes y ciudadanos en la frontera sur, Kerlikowske emitió en mayo de 2014 un nuevo manual con directrices para reducir los actos de violencia en la frontera, con el objetivo de mejorar la capacitación de los agentes y resguardar la confianza del público.

La CBP emplea a más de 60,000 agentes fronterizos y de aduanas, que en su conjunto tienen la tarea de hacer cumplir 500 leyes federales, incluyendo la protección de las fronteras, y la facilitación del comercio y los viajes.

Las cifras divulgadas por la CBP, sin embargo, no impresionan a la Unión de Libertades Civiles (ACLU), que consideró que la agencia se quedó “corta” en cuanto a transparencia y rendición de cuentas, al incluir de forma selectiva algunas categorías sobre el uso de la fuerza pero no todos los incidentes en general.

Terri Burke, directora ejecutiva de la ACLU en Texas criticó que la CBP haya excluido muchos otros tipos de uso de fuerza, por lo que su anuncio “carece de transparencia en torno a acciones disciplinarias o investigaciones”, y no apacigua las quejas de los habitantes de la zona de que la cultura de la CBP antepone medidas policiales “estilo militar” sobre la preservación de la vida humana.

Por su parte, Chris Rickard, abogado de ACLU en Washington, consideró que, a falta de cifras más precisas, investigaciones adecuadas de numerosos casos pendientes sobre el abuso de la fuerza y más supervisión civil, la CBP “no podrá construir confianza de las comunidades fronterizas sobre sus reformas”.