Analizan medidas más fuertes contra fraude a ancianos

Asambleístas estatales evalúan cómo combatir las estafas que afecta especialmente a personas de la tercera edad

Analizan medidas más fuertes contra fraude a ancianos
Los latinos mayores serán más afectados por planes de cambiar seguro social
Foto: Consumer Reports

Las personas mayores de 65 años tendrían un 34% más de posibilidades de ser víctimas de fraudes y estafas que el resto de la gente, según lo asegura la Asociación Americana de Personas Jubiladas (AARP). Un ejemplo de ello, es que estudios demuestran que tan sólo en Nueva York uno de cada 20 ancianos asegura haber sido explotado financieramente.

El gran problema con estos casos, es que sólo una de cada 44 víctimas reporta estos delitos, y muchas veces no lo hacen por vergüenza o temor a que otros quieran meterse en sus decisiones financieras.

Por esto, los asambleístas estatales Rebecca Seawright, Steven Cymbrowitz y Jeffrey Dinowitz realizaron una audiencia pública este miércoles en el centro Lenox Hill Neighborhood House, en el Upper East Side, para dar a conocer los recursos existentes e identificar posibles nuevas leyes para combatir los fraudes contra los ancianos.

“Quiero agradecerles porque aseguraron que la voz de nuestra comunidad sea escuchada por todos aquí”, dijo la asambleísta Seawright. “Cada año, los adultos mayores son sujetos a actividades fraudulentas en todos los niveles y en demasiadas formas. Estas van desde encuentros con estafadores que roban su identidad, sus productos y sus servicios, hasta fraudes telefónicos y de recibos médicos”.

Entre los participantes enla audiencia estuvieron representantes de AARP, la oficina del Fiscal General del estado Eric Schneiderman, la Oficina de Servicios Familiares y de Niños (OCFS), el Departamento de Asuntos del Consumidor y el Departamento de Vejez de la Ciudad, además de la Asociación de Alzheimer.

Uno de los temas que más preocupan de acuerdo a los testimonios escuchados, y que sería cubierto por futuras medidas, es el fraude en internet. “De acuerdo a un reciente estudio de Pew, casi 9 de cada 10 personas entre los 50 y 64 años usan internet”, dijo James Arnold, miembro del consejo ejecutivo de AARP en Nueva York. “Sin embargo, esto no ha llegado sin problemas. Los consumidores cada vez pierden más dinero por fraudes en internet”.

Arnold explicó que sólo uno de cada diez de estos crímenes es reportado y que el promedio de dólares robados en cada caso es de $4,573. “Hoy incluso los estafadores han creado una nueva forma, utilizando los llamados ‘técnicos’ para poder acceder a las computadoras de las personas”.

Un sondeo realizado en 2014 por AAPR entre neoyorquinos mayores de 50 años reveló que para el 75% la mayor preocupación es ser víctima de robo de identidad. Incluso entre los hispanos la inquietud es mayor, llegando a un 85% los que temen ser víctimas de fraude.

De acuerdo a AARP, los fraudes a personas de la tercera edad tienen un costo de más de $3,000 millones cada año para los estadounidenses, pero en realidad la cifra podría ser muchísimo más alta, debido a que estos delitos la mayoría de las veces no se reportan. Debido a esto, los políticos y expertos llamaron a la ciudadanía a acercarse a la Policía y denunciar este tipo de incidentes.

Recomendaciones para evitar las estafas

  • Bloquear las llamadas automáticas o robocalls: El sistema gratuito Nomorobo permite bloquear números que no se tienen registrados. Los expertos también recomiendan que, si llama un número desconocido, no hay que esperar que se conecte con un representante. También existe un registro nacional que limita este tipo de llamadas, en el que se puede inscribir en donotcall.gov o en el teléfono 888-382-1222.
  • Pedirle ayuda a un amigo o familiar para pagar las cuentas, compartir la cuenta bancaria con alguien de confianza, conocer a los cajeros y oficinistas en los bancos locales y alertarles si ven algo sospechoso en su cuenta.
  • Activar alertas que algunos bancos tienen en caso de actividades inusuales, las que pueden avisar a alguien de confianza. Pedir que alguien de confianza reciba sus cuentas y cartolas financieras, para que las revise.
  • Pedir credenciales e identificaciones a cualquier contratista o consejero financiero. Asegurarse de que estén certificados y no pagar todo de antemano. En brokercheck.finra.org puede encontrar acciones regulatorias o quejas que han tenido los consejeros financieros.
  • Tener un plan de emergencia. Dar poder a un abogado o a un ser querido con seguridad financiera en caso de hospitalización o incapacidad.

Abuelos en la mira

Según datos de la Comisión Federal de Comercio se registraron más de 40,000 casos de estafas de abuelos entre 2010 a 2013, un crimen que ocurre con mucha frecuencia sin que las víctimas lo denuncien.

  • Sospeche de cualquier persona que pide inesperadamente que le envíe dinero.
  • Verifique cualquier supuesta emergencia, llamando a los amigos y a otro familiar, antes de enviar dinero.
  • Desarrolle un código secreto o “una clave” con miembros de la familia que se puedan utilizar para verificar una verdadera emergencia.
  • Limite la información personal, tales como planes de vacaciones compartidos en las redes sociales.