Conservadores latinos, unidos contra Trump pero divididos sobre Ted Cruz

Trump reiteró su promesa de construir un muro en la frontera sur contra los indocumentados
Conservadores latinos, unidos contra Trump pero divididos sobre Ted Cruz
Ted Cruz.

Washington.- Decenas de líderes conservadores latinos realizarán un “retiro” a puerta cerrada mañana en Colorado, en víspera del tercer debate presidencial republicano,  unidos en contra del magnate empresarial, Donald Trump, pero divididos en torno al senador Ted Cruz.

Cansados de la continua “satanización” de la comunidad inmigrante, entre 25 a 30 líderes conservadores latinos de todo el país se reunirán mañana por la tarde en Boulder, con el objetivo de evaluar las propuestas de los candidatos republicanos e identificar a aquellos que no lograrán su apoyo en las urnas en 2016.

En declaraciones a este diario, Alfonso Aguilar, titular de la Alianza Latina del “Proyecto de Principios Estadounidenses”, explicó que el propósito de la reunión es “discutir el tono de la contienda, y evaluar las propuestas preocupantes de algunos candidatos respecto a inmigración”.

“No quiero adelantar más, pero una de las cosas que queremos es identificar a aquellos que no tendrán nuestro apoyo porque sus propuestas (sobre inmigración) no son constructivas”, aclaró Aguilar, uno de los principales organizadores del encuentro y cuyo grupo propuso en mayo pasado un plan conservador de reforma migratoria.

La reunión, que Aguilar describió como algo “sin precedente, incluirá a exfuncionarios republicanos, y líderes de grupos como la Coalición Latina, integrada por empresarios; el Fondo de Liderazgo Hispano, y la Conferencia Nacional Hispana de Líderazgo Cristiano, la organización evangélica latina más grande del país.

Unidos contra Trump pero divididos sobre Cruz

Está claro que la reunión en el Hotel Marriott Boulder servirá para denunciar nuevamente la retórica anti-inmigrante que ha venido promoviendo Trump desde que lanzó su candidatura presidencial en junio pasado.

Hoy mismo, durante un foro en New Hampshire auspiciado por el programa “Today”, de la cadena NBC, Trump reiteró su promesa de que, si gana en 2016, construirá un muro en la frontera sur, pagado por el gobierno de México, para frenar el paso a los inmigrantes indocumentados,  y tampoco permitirá la entrada de refugiados sirios.

 

Sin embargo, los líderes conservadores latinos mantienen, al parecer, fuertes divisiones sobre el senador republicano por Texas, Ted Cruz, quien ha defendido a Trump.

La semana pasada, Cruz promovió sin éxito la eliminación de fondos federales para “ciudades santuario” y, al igual que Trump, apoya quitar la ciudadanía automática para niños nacidos en EEUU de inmigrantes indocumentados.

Daniel Garza, director ejecutivo del grupo conservador “LIBRE Initiative” primero dijo que participaría en la reunión pero hoy confirmó a este diario que no viajará a Colorado por conflicto de horario, pero señaló que su grupo apoya “esfuerzos bipartidistas para corregir el maltrecho sistema migratorio“. 

Garza no quiso elaborar sobre la controversia en torno a Cruz pero, tanto en una carta del pasado 9 de septiembre como en Twitter, su grupo denunció las propuestas que han promovido Trump y Cruz contra los inmigrantes, aunque sin mencionarlos por nombre.

Según Aguilar, Garza “está claro contra Donald Trump, pero el problema es con Cruz”.

“Vamos a hablar sobre todos los candidatos, porque se me hace difícil hablar con los hispanos y defender a ciertas personas, no hay forma… la mayoría (de los conservadores latinos) también tiene problemas con las propuestas de Cruz”, dijo Aguilar.

“Fuí transparente, acá no hubo problema de comunicación. Si la idea era hablar de todos los candidatos republicanos y sus propuestas, me parece ingenuo pensar que no se hablaría de Cruz. Respeto a Garza y los vamos a echar de menos, pero la Libre Initiative no es la única organización en este encuentro”, afirmó Aguilar, sobre la ausencia de ese grupo, financiado en parte por los hermanos conservadores Charles y David Koch.

Mario H. López, del Fondo de Liderazgo Hispano, advirtió de que la campaña de ataques contra la comunidad inmigrante lo único que hace es facilitar una posible victoria de la izquierda el próximo año y perjudicar el avance de la agenda conservadora entre los latinos.

Según la encuestadora Latino Decisions, quien sea que consiga la nominación presidencial, necesitará el apoyo de al menos el 47% de los cerca de 13 millones de latinos que se calcula participarán en las urnas en noviembre de 2016.