140 cargos criminales contra traficantes de armas en NYC

Siete arrestados tras operación encubierta del NYPD y la fiscalía de Manhattan

NUEVA YORK – Antes de dirigirse al funeral del oficial Randolph Holder, baleado con un arma ilegal traída de Carolina del Sur, el alcalde Bill de Blasio; el comisionado del NYPD, Bill Bratton, y el fiscal de Manhattan Cyrus R. Vance anunciaron un duro golpe contra una red de traficantes de armas ilegales.

Samuel Barreto, Michael Akpan, Michael Rivera, Trayvon Smith, Carl Smalls y Keith Hughes fueron impuestos esta tarde de 140 cargos criminales por la venta de 74 armas ilegales y municiones a oficiales encubiertos. Es la segunda operación conjunta del NYPD y las fiscalías este mes. El 14 de octubre, en Brooklyn,  la Operación Mercader de Acero decomisó 100 armas y dejó ocho arrestados.

Los implicados enfrentan múltiples acusaciones.
Barretto, Smalls y Akpan enfrentan además cargos por porte de armas y conspiración.

Según la investigación,  los compradores invirtieron $52,000.  Barretto vendió 39 de las 74 armas, entre ellas seis de asalto.

La mayor parte de esas ventas ocurrieron en edificios de vivienda pública en los vecindarios de Harlem y El Barrio latino de Harlem, donde precisamente el policía Randolph Holder fue asesinado de un tiro el pasado martes por un hombre con amplio expediente criminal.

Jayquan Griffin hace parte de una acusación diferente tras venderle 15 armas a un oficial encubierto en West Harlem, entre noviembre de 2014 y agosto de 2015.

“En menos de seis años hemos sacado más de 1,000 armas ilegales de las calles y hemos formado 21 casos contra 64 traficantes”, dijo Vance en la conferencia de prensa en los cuarteles generales del NYPD.

“Miren todo este trabajo que se logra cuando nuestras agencias trabajan juntas. Todas estas armas que se han sacado de las calles”, exclamó con admiración De Blasio, quien luego felicitó al NYPD “que el último año ha incrementado un 6% los arrestos por posesión de  armas ilegales”.

El alcalde reflexionó que a pesar de contar con la mejor fuerza policial del país, tenían el reto de enfrentar las armas ilegales que venían “por una tubería de estados de sur donde hay leyes laxas por posesión y venta de armas”.

“No debe haber condenas ligeras para traficantes de armas”, puntualizó el comisionado quien habló con fuerza contra el Congreso en Washington por su falta de acción para crear leyes federales y uniformes sobre las armas.

“No tengo fe en ellos. Son rehenes de la Asociación Nacional del Rifle, (NRA). Necesitan el dinero de ellos. Quisiera ser optimista pero no es así. Pero tenemos que seguir trabajando para que cambien las cosas”, planteó el comisionado.

IMG_4913

64 armas, incluidas rifles de asalto, fueron decomisadas en la operación. (Joaquín Botero/El Diario)