Diego Camargo: “En comedia hay que reírse de lo que duele, de lo feo de la vida”

Diego Camargo es el aporte cafetero al trío sudamericano que integra junto a sus colegas
Natalia Valdebenito y Ezequiel Campa.  Tiene una sólida trayectoria en su país y el extranjero.  Aquí lo que dijo horas antes del debut en Carolines, parte del menú del New York Comedy Festival.

¿Qué distingue, cómo es, el humor colombiano comparado al resto de Latinoamérica?

Yo creo que en general no hay diferencias en el humor. Lo que hace reír a un colombiano hace reír también a un chileno, a un argentino y a un americanos. Creo que en comedia hay que reírse de lo que duele, de lo feo de la vida: el matrimonio, la paternidad, el gobierno. Eso nos une. En lo que sí puede haber diferencias es en el ritmo del humor y en el tono. Los colombianos somos habladores, bullshiters, y esa capacidad de manejar varios niveles de intención creo que es lo que hace a los colombianos diferentes haciendo humor.

Aquí se junta toda la comunidad hispanohablante. ¿Tus diálogos serán entendidos a nivel general o vas a mantener el giro local como harías en casa?

Parte del secreto es que no tengan que entender las líneas y los chistes. Debe parecer sentirse brutalmente honesto. Eso es el 70 por ciento del trabajo. Las referencias locales y culturales dan los detalles. Si hablas de lo que puedes encontrar en tu barrio, de la vecina puertorriqueña que no habla sino que grita, esos detalles pintan el show. Llevo 6 meses hablando con amigos que vivieron en Nueva York para encontrar esas conexiones..

¿Cuáles son tus primeras referencias del stand-up y cómo, llegas a esto?

 En Colombia la stand-up es nueva. No lleva más de 12 años, y los que enpezamos tuvimos como referencia clara a Jerry Seinfeld. Fue la primera vez que supimos qué era stand-up comedy. Yo ya llevaba un par de años haciendo humor en otros formatos, y era fan de Richard Pryor y Andy Kaufman,  sin saber que eso era stan-dup. Siguen siendo mis ídolos.

¿Qué te distingue de tus colegas?

 Yo creo que soy el conediante más pesimista y brutalmente honesto del continente. Vivir para mi ¡es insoportable! Porque todo el tiempo pasan cosas en la vida que no entiendo. Hay que respetar reglas estúpidas, convivir con gente que no quiere convivir y adaptarse a cosas en el mundo moderno a las que nadie debería adaptarse. Y….deben ir a ver a Diego Camargo para que sean felices por comparación.