Evita esos regalos ‘incómodos’

Asegúrate de no estar transmitiendo un mensaje “sin querer queriendo” con tu regalo

Evita esos regalos ‘incómodos’
Tal vez puedas tener la mejor intención, pero ponte en los zapatos de quien recibirá el regalo.
Foto: shutterstock

La mayoría de los regalos se hacen con las mejores intenciones. Y claro que es de mala educación ser desagradecido. Pero si el regalo de tu suegra en las fiestas decembrinas es un vale de regalo por 6 meses de servicios de limpieza de casa, ¿deberías ponerte paranoica o quizás hasta sentirte insultada?

Sólo recuerda considerar el contexto. Si lo hace después de visitar tu casa nueva por primera vez, probablemente tengas razón en que te considera un ser desordenado. Pero si te hace el regalo poco después de que diste a luz a mellizos, probablemente sea un gesto amable.

Los regalos en las fiestas pueden ser muy reveladores, incluso sin querer, de la relación entre el que da y el que recibe el regalo, según Elizabeth Dunn, Ph.D., profesora de psicología de la Universidad de British Colombia que ha investigado los efectos emocionales provocados al dar regalos. Una caja de chocolates, por ejemplo, podría ser un regalo común y corriente. Pero si te lo da tu hermana obviamente celosa que sabe que acabas de bajar diez kilos, podría ser un acto pasivo agresivo.

caminadora

¿Entonces eso significa que nunca deberías comprarle a alguien un regalo que pudiera ser interpretado como polémico? “No, pero asegúrate de ser extremadamente sensible”, afirma Jodie R.R. Smith, presidente de la firma Mannersmith de servicios de consultoría en etiqueta.

“Por ejemplo, si tu compañero o socio de trabajo ha estado diciendo que quiere conseguir un medidor de actividad como parte de un plan para hacer más ejercicio y bajar unos kilos, considera comprar un par de medidores Fitbits iguales con el objetivo declarado de hacer ejercicio juntos”, sugiere Smith. Eso también transmite la idea de que te gustaría que pasaran más tiempo juntos.

Pero hay algunos artículos que tienen una carga emocional demasiado elevada para ser recibidos gentilmente en cualquier circunstancia, según Kit Yarrow, psicóloga de consumidores: “Posiblemente uno tenga buenas intenciones al comprar regalos como un kit de tratamiento para el acné, ropa interior reductora de abdomen o libros con consejos sobre cómo educar a los hijos, pero mejor no lo hagas”, dice Yarrow. “Especialmente durante las fiestas, cuando la gente realmente no quiere que le recuerden los granitos que tienen en la cara, sus caderas anchas ni sus fallas como padres”.

¿Otro suéter con renos de navidad?

¿Por qué cree la gente que recibe regalos horribles? El 41% dice que la persona que les dio el regalo no los conocía muy bien; el 25% dice que la persona que les dio el regalo simplemente era tacaña.