Doce años de cárcel a madre de LI por matar a su hija con M&Ms

Julie, de 8 años, era alérgica a las nueces
Doce años de cárcel a madre de LI por matar a su hija con M&Ms
La madre intentó suicidarse el mismo día en que las autoridades hallaron el cuerpo de su hija. (Archivo)
Foto: Twitter//@DariusRadzius / Twitter//@DariusRadzius

NUEVA YORK – Una madre de Long Island que le dió de comer M&Ms a su hija de ocho años  – que era alérgica a las nueces – y le provocó la muerte  fue sentenciada a 12 años de prisión.

Verónica Cirella (34), de Plainview, anteriormente se había declarado culpable de homicidio en primer grado. En el 2012, en cambio, se había declarado inocente de un caso de homicidio en segundo grado.

“La vida joven de Julie Cirella fue acortada trágicamente por la persona que supuestamente debía protegerla, su madre”, dijo la fiscal del Distrito de Nassau, Madeline Singas.

Según reportes de la Associated Press, la madre se negó a hablar durante la audiencia de sentencia. Su abogado indicó que los detalles exactos de lo que ocurrió podrían nunca saberse, y que Cirella se declaró culplable para evitar el  juicio.

El día en que Julie iba a servir de dama en una boda, su tío la encontró inconsciente en su casa. La madre tenía un cable alrededor de su cuello y la niña fue declarada muerte en la escena por un auxiliar de emergencia. 

La menor sufría de parálisis cerebral y era discapacitada. Además, la niña era alérgica a las nueces. Cirella le dijo a la Policía que le dió los dulces a su hija sabiendo que la niña tendría una reacción alérgica. La madre también indicó que le dió Benadryl y la inyectó con EpiPen. Sin embargo, estas sustancias no fueron halladas en el cuerpo de la menor.

El médico forense determinó que Julie murió por asfixia, según informó NBC.

Cirella había dejado una nota suicida en donde decía que había intentado matar a su hija, de acuerdo con las autoridades.  Este viernes en corte, la mujer admitió haberle dado el dulce a la niña con intención de hacerle daño.

“Créanme, las cosas se hubieran puesto peor. No podía arriesgarme a perder a mi hija. No podría arriesgarme a que ella fuera maltratada si él me mataba. Nadie la podría cuidar como yo”, dijo la madre en la nota suicida. “Tenía que darle una mejor vida, mandarla al cielo. Ella no merece sentir dolor. No me importa ir al infierno por haberme quitado la vida para darle una mejor, que es en el cielo, en donde puede ser

En el 2012, el abogado William Keahon le pidió al juez del condado Nassau que liberaran bajo fianza a la mujer, alegando que la autopsia se había equivocado en la causas de la muerte.