Turba enardecida retiene a militares en Guerrero

Al menos 15 guardias comunitarios murieron por acción de militares, según pobladores
Turba enardecida retiene a militares en Guerrero
Tras la presión los militares devolvieron las armas confiscadas a los guardias comunitarios, aunque para algunos fue demasiado tarde.
Foto: Facebook Guerrero noticias / Impremedia

Habitantes de la sierra del estado de Guerrero mantienen retenidos desde el pasado jueves, según medios locales, a al menos 150 militares luego de que 15 guardias comunitarios perdieran la vida tras ser desarmados por los propios militares mientras los comuneros se enfrentaban a miembros del crimen organizado.

El incidente comenzó desde el jueves por la tarde cuando los comuneros de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) iniciaron un cateo en las viviendas del poblado El Naranjo, ubicado en el municipio de Leonardo Bravo. Ante lo cual, un grupo de sicarios les disparó dando inicio a un enfrentamiento entre ambos grupos, según indicó El Financiero.com.

Tras cuatro horas de trifulca, los militares de la 35 Zona Militar llegaron en un convoy y se enfocaron en “detener y desarmar a los comunitarios”, según información de Proceso.

Además se asegura que los militares se llevaron a cerca de 60 de los guardias comunitarios y que en el camino se detuvieron en un lugar llamado Ojo de Agua, donde abandonaron sin armas para su defensa a 15 de ellos.

Cuando esta información fue dada a conocer, una turba enardecida detuvo el convoy militar para exigir la liberación de los guardias comunitarios, la devolución de las armas y que la autoridad regresara a recoger a quienes habían sido abandonados en Ojo de Agua. Pero fue demasiado tarde.

Los pobladores denuncian que tras el abandono de sus compañeros, miembros del grupo criminal liderado por los hermanos “Villalobos” los asesinaron.

Este diario se comunicó a la base de la 35 Zona Militar, a un número que queda en poder de este medio, pero quien atendió la llamada no quiso brindar ni su nombre ni ninguna información con respecto de los comuneros fallecidos.

Uno de los militares recibió la llamada de un presunto sicario que le narró que en ‘Ojo de Agua’ le habían dejado “un regalo”, refiriéndose a los comuneros asesinados, según información de SPD noticias.

Caso omiso a protección de pobladores

Desde la semana pasada, según indicó el medio Proceso, habitantes de la Sierra mantienen un retén y han exigido a las autoridades federales y estatales que acudan a la zona para garantizar la seguridad de los ciudadanos.
Sin embargo, las autoridades han hecho caso omiso a la exigencia de los pobladores de la Sierra.

NOTICIAS DE MÉXICO