Nepomuceno Moreno: “Si muero que sea por mi hijo”

Un hijo secuestrado, un padre desesperado y un video que sale a la luz 4 años después de su asesinato narran la impunidad ante los desaparecidos en México. Hoy, familiares exiliados aún temen por sus vidas

Guía de Regalos

Nepomuceno Moreno: “Si muero que sea por mi hijo”
Nepumuceno Moreno Núñez contó que su familia trató de convencerlo para parar la búsqueda, él no lo hizo.

Nepomuceno Moreno Núñez sabía que iba a morir. Días antes de que lo asesinaran dejó un testimonio que ahora es revelado por primera vez. Se trata de un video en el que habla sobre la posibilidad de un ataque a su integridad física, pero parece resignado por su lucha para recuperar a su hijo, desaparecido tiempo atrás.

“Si se muere uno pues hay que morirse por algo que sea justo. Como le dije a todos […] Si se muere uno en esta guerra que andamos que digan nada más que murió porque andaba peleando por su hijo”, dice Moreno en el video.

El activista del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad murió asesinado en uno de los peores momentos del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, quien lanzó una guerra contra las drogas en diciembre de 20o6 y desató una violencia que no termina hasta el día de hoy. Muchos mexicanos han muerto desde entonces. Se calcula que con Calderón fueron entre 60,000 y 90,000. En solo tres años, Peña Nieto acumula cerca de 40,000 bajas.

La muerte de Nepomuceno trajo un gran desaliento nacional, porque representaba una lucha ciudadana por recuperar a los miles de desaparecidos en el periodo de Calderón.

El activista luchó de manera incansable por encontrar a los responsables de la desaparición de su hijo de 18 años, y en el camino encontró la muerte el 28 de noviembre de 2011 en el centro de Hermosillo, Sonora, y a plena luz del día.

El video fue enviado a SinEmbargo por una persona cercana a Nepomuceno, quien además alertó sobre el peligro que corre la familia del sonorense, hoy a casi cuatro años de su muerte.

“El Estado Mexicano desde la PGR [Procuraduría General de la República] y la Presidencia de la República, le falló a Nepomuceno Moreno Núñez asesinado; a su hijo Jorge Mario secuestrado y desaparecido; ahora pretende hacerlo con su familia, exponiéndoles a la violencia de la delincuencia organizada”, destaca la fuente.

Y agrega: “El próximo 28 de noviembre es el cuarto aniversario del asesinato de Nepomuceno Moreno Núñez, padre,buscador y activista que luchaba por Jorge Mario, su hijo menor secuestrado y desaparecido a los 18 años de edad.

Según la fuente de Sin Embargo, “la última llamada de los secuestradores salió de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sonora, Moreno Nuñez se lo reclamó al titular, denunció en la PGR. Buscó e hizo lo que la Procuraduría no fue capaz: dio con los responsables, integrantes peligrosos de la delincuencia organizada que ya eran buscados por la PGR por diversos delitos federales, pero que con toda la tecnología y los recursos de investigación, no habían podido localizar”.

En la grabación de más de casi cuatro minutos de duración, el activista y padre de familia habla, días antes de ser asesinado, sobre cómo su familia lo intentaba persuadir de que no hiciera nada, de que parara, sin embargo él aseveraba que nunca podría olvidar a su hijo. Explica también el por qué las autoridades se negaron a investigar con él la desaparición de su hijo, Moreno dijo, fue por miedo.

Cada vez que su familia trataba de convencerlo de que no hiciera nada. Él aseveraba que a su hijo nunca se le iba a olvidar hasta que hubiera una razón para ello, por ejemplo, “que lo encontrara”, luego de decir esto, el activista rompe en un llanto inconsolable y de desesperación.

“No hay vuelta pa’ atrás, ya me metí en la jaula de los leones y no hay vuelta pa’ atrás”, dijo en dicho video.

“Todo el mundo sabe quiénes son los asesinos […] pero si les tienes miedo es peor, es peor se te encaraman.

“Qué esperanza tiene uno si el Gobierno tiene miedo”, dice Nepomuceno en la grabación.

Mientras, la mujer que dialoga con él, le cuestiona: ¿Te dijo eso el Procurador?

Y Moreno responde: “Me dijo el Procurador no puedo meter a un comandante a que investigue este caso, por qué, porque el comandante me va a decir ‘renuncio’, mejor renuncio a que me des este tipo de casos”.

Señala que los comandantes renunciaban porque conocían al tipo de “gente que se [iban] a enfrentar”, con lo que el funcionario le había respondido, aseveraba Nepomuceno, le dijo que ellos conocían todo el movimiento.

“En todos los estados está igual. Las policías protegen a los delincuentes, los protegen al cien por ciento”, alertaba el activista.

Al final de la grabación, Nepomuceno expresa también la confianza que le tenía al entonces Presidente Felipe Calderón y el beneplácito que le causó el que lo haya recibido a él junto a su familia para escuchar su caso.

La interminable búsqueda de Don Nepo

Un primero de julio de 2010 “levantan” al hijo. Su padre, desesperado, inicia una campaña con sus propios recursos: dibuja cartelones, copia fotos, camina por las calles de su ciudad, habla con los plagiarios y ruega a todos que le ayuden: a policías, a autoridades locales y estatales, al gobierno federal. A pesar de su edad hace plantones, reclama justicia.

Pero nada. El hijo no aparece y los gobiernos le dan la espalda. Como a esos miles que sufrieron lo mismo durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa y su guerra contra el narcotráfico.

El padre de ese desaparecido, Nepomuceno Moreno Núñez, es acribillado en plena luz del día en una céntrica avenida de Hermosillo. Después la familia tuvo que irse al exilio.

Don Nepo, como era llamado entre sus amigos, luchó durante más de un año por encontrar a Jorge Mario, de 17 años (edad en la que fue secuestrado), su muchacho, y nunca se dio por vencido. Pero en lugar de justicia, encontró las balas que le arrebataron la vida el 28 de noviembre de 2011.

La familia del activista ha vivido durante casi cuatro años errante. No tiene un domicilio estable y ha estado incluso fuera del país, porque tienen miedo de regresar a México, en especial a Sonora, por temor a sufrir una agresión, específicamente, del ex Procurador de Justicia del Estado de Sonora, el priista Abel Murrieta Gutiérrez, actual Diputado

Nepomuceno narró en un video que circula en la red social YouTube lo que ocurrió aquel primero de julio de 2010.

“Fue entre el área de Obregón y Guaymas. Ahí las autoridades y delincuentes los persiguieron, los balacearon y se salieron de la carretera. Ahí en un Oxxo entró a meterle saldo a su teléfono y fue cuando nos enteramos. Me habló a las siete pasaditas, yo le dije que no se saliera del Oxxo para que no lo fueran a encontrar, pero me dijo ‘ahí vienen por mí’, era demasiado tarde; entraron los policías y delincuentes y con pistola en mano llegaron y lo sacaron”, dijo.

El padre continúa: “No hallábamos qué hacer, si correr, pero a dónde íbamos a correr si estábamos en Hermosillo nosotros y pues yo empecé a buscarlo. Toda la familia, le marcábamos al teléfono y le contestaron a mi hija los delincuentes. Y le dijeron ‘aquí los que hacemos las preguntas somos nosotros, somos policías municipales’, después a mí me dijeron que eran policías del Estado. Me dicen que querían 30,000 pesos, ‘somos tres danos 30,000 y te lo regresamos’, yo reuní el dinero”.

Pero aunque Nepomuceno estaba dispuesto a pagar la suma, jamás volvió a ver a su hijo, solo logró escucharlo por última vez:

–¿Cómo estás hijo?, que gusto hablar contigo, aquí la familia estamos muy preocupados por ti–, le dijo.

–Estoy bien apá, estoy bien, dile a mi amá que no se mortifique, más al rato allá les caigo en Hermosillo–, contestó el muchacho.

Esa fue la última vez que el padre y el hijo hablaron. Después vino la búsqueda,  la desesperación y luego, la muerte.