Clinton quiere combatir influencia de dinero en la política pero recibe sumas millonarias

Sanders reitera promesa de no aceptar donaciones de comités de acción política independientes
Clinton quiere combatir influencia de dinero en la política pero recibe sumas millonarias

WASHINGTON – La precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton ha prometido que, si gana en 2016, reformará el sistema de financiación de campañas, pero su propia campaña sigue recibiendo millonarias sumas de individuos y corporaciones.

Según una investigación publicada por el diario The Washington Post, tanto Clinton como su esposo, el expresidente Bill Clinton, han cultivado donantes de alto calibre a lo largo de 41 años, desde sus comienzos en Little Rock (Arkansas) hasta Washington y otros rincones del mundo.

Ambos han recaudado para sus respectivas campañas políticas y su fundación caritativa la envidiable suma de al menos $3,000 millones, según el diario.

La investigación del diario surge en unos momentos en que los tres precandidatos presidenciales demócratas -Clinton, Bernie Sanders y Martin O´Malley– han prometido reformar el sistema de financiación electoral.

De hecho, la influencia “corruptora” del dinero en la política será el tema de la conferencia de invierno, mañana viernes en Washington, del grupo “Democracy Alliance”, que reúne a más de un centenar de los donantes políticos de izquierda más importantes del país.

Reacciones de la campaña de Clinton

Consultada por este diario, la campaña de Clinton intentó minimizar el asunto de las millonarias donaciones.

“Hillary Clinton está comprometida con asegurar que tenemos una economía que funciona para todos los estadounidenses, y no sólo para aquellos en la cima. Por eso cree que la medida de nuestro éxito se debe definir por cuánto aumentan los ingresos para familias que trabajan duro, no sólo los principales ejecutivos y gerentes de cartera“, dijo la campaña en una declaración escrita.

“Los centenares de miles de personas que han apoyado la campaña de Hillary saben que ella está luchando por esto”, puntualizó.

Donantes con bolsillos profundos

Desde que lanzó su propia carrera política en 2000, la ex primera dama ha recabado de sus simpatizantes $455 millones para financiar sus campañas y “comités de acción política”, los llamados “PACs” que operan de forma independiente, indicó el diario.

Su campaña presidencial para 2016, que cuenta con $110 millones, también tiene el respaldo de tres “super PACs”. grupos que, tras el controvertido fallo del Tribunal Supremo en el caso de “Citizens United”,  en 2010, pueden aceptar donaciones sin límites de individuos y empresas, pero no pueden coordinarse con las campañas. Los principales donantes de estos grupos, figuras de Wall Street, Hollywood y Silicon Valley, también donan a su campaña.

La lista de los principales donantes individuales la encabezan el presidente de la junta directiva de Univision, Haim Saban, y su esposa, Cheryl, una activista y autora, que en su conjunto han hecho 39 contribuciones a las campañas políticas de los Clinton por un total de $2,4 millones desde 1992, además de que han donado $10 millones a su fundación, según la investigación del Washington Post.

En declaraciones por teléfono a este diario, el director de noticias de Univision, Daniel Coronell, dejó en claro que su departamento opera de forma independiente de los ejecutivos de la empresa.

“El trabajo de los periodistas no es hacer feliz al señor Saban. Univision se toma muy en serio la separación entre los intereses de los accionistas de la compañía y el periodismo”, aseguró Coronell.

Clinton en contra de “Citizens United”

En septiembre pasado, Clinton delineó una serie de medidas para reformar el sistema de financiación de campañas políticas y así reducir la influencia de “los ricos y los que tienen conexiones” políticas.

Pero Clinton ha suscitado críticas por sus vínculos con Wall Street por parte de grupos que cuestionan si, como promete, ella será una verdadera reformista.

Sanders no acepta dinero de “super PACs”

La campaña presidencial del senador de Vermont, Bernie Sanders, no quiso comentar sobre las donaciones a Clinton pero sí dejó en claro que éste no ha aceptado ni piensa aceptar dinero de los “super PACs”.

El pasado 11 de agosto, Sanders recibió el espaldarazo político del sindicato “National Nurses United”, cuyo “super PAC” ha invertido $569,000 en campañas publicitarias para apoyarlo, especialmente en los estados clave de Iowa, New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada, según el grupo “Sunlight Foundation”, que rastrea el dinero en el sistema político.

En declaraciones a este diario, el gerente de la campaña de Sanders, Jeff Weaver, precisó que Sanders en ningún momento ha recibido dinero de “super PACs”.

Sanders agradeció el apoyo del sindicato de 185,000 enfermeras porque éstas “entienden de primera mano la necesidad de la reforma de salud en este país, y cuál de los candidatos presidenciales apoyaría un sistema de cuidado de salud (financiado y administrado por el gobierno), y no lo atacaría”, dijo Weaver.

Agregó que la campaña de Sanders se apoya en donaciones que tienen un promedio de $30 y “contrario a otros, no hemos iniciado un super PAC, no nos estamos coordinando con un super PAC, y no hemos recaudado fondos para un super PAC”.

“Insistimos en nuestra posición: no queremos la ayuda de un super PAC”, puntualizó.