Ombudsman mexicano denuncia “violaciones graves” a DH en Apatzingán

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió recomendaciones al gobierno Federal por el uso excesivo de la fuerza contra civiles
Ombudsman mexicano denuncia “violaciones graves” a DH en Apatzingán
Enfrentamientos en Apatzingán.
Foto: EFE

México – El ombudsman mexicano, Luis Raúl González Pérez, denunció “violaciones graves a derechos humanos” y “uso excesivo de la fuerza” por parte de la Policía Federal en un enfrentamiento el 6 de enero pasado en el municipio de Apatzingán, en el que murieron diez personas.

El titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) presentó este miércoles los resultados de la investigación realizada en torno al choque armado registrado en esta población del estado de Michoacán, en el oeste de México.

Según la versión oficial, un civil murió durante la operación para recuperar la alcaldía de Apatzingán, que había sido tomada en diciembre por un grupo armado y ocho más fallecieron en un choque posterior con los agentes federales cuando intentaban recuperar los vehículos decomisados durante el desalojo del palacio municipal.

Sin embargo, un día después del incidente, un diario local publicó la versión de un testigo, según la cual al menos tres de las víctimas fueron asesinadas por las fuerzas federales después de haberse rendido, por lo que la CNDH decidió emprender una investigación cuyas conclusiones fueron ofrecidas hoy.

El ombudsman exigió, además, que se proceda a la reparación del daño a través de una recomendación por violaciones graves a derechos humanos, dirigida al titular de la Comisión Nacional de Seguridad.

También se envió una recomendación al secretario de la Defensa Nacional (Sedena), al gobernador de Michoacán, al presidente municipal de Apatzingán por “otros hechos violatorios que no se consideraron violaciones graves a derechos humanos”.

Según la CNDH, durante la recuperación de la alcaldía 44 policías federales y 287 elementos del Ejército mexicano realizaron un operativo en las inmediaciones, durante el cual violaron varios derechos.

Entre ellos el derecho a la vida por la muerte de una persona atropellada, a la legalidad y seguridad jurídica por la detención arbitraria de 5 personas no identificadas y a la integridad personal por el trato cruel a ocho arrestados.

De acuerdo con la CNDH, además del atropellado, nueve personas más murieron el 6 de enero en un enfrentamiento entre policías federales y miembros de las autodefensas (7 en el lugar de los hechos, uno cuando era trasladado en ambulancia y uno que apareció fuera del Hospital General de Apatzingán).

En este segundo evento los agentes violaron el derecho a la vida, por el uso excesivo de fuerza que derivó en muerte de 5 personas, así como en la ejecución extrajudicial de una más, atribuible a policías federales.

También se violó el derecho a la integridad personal, por la dilación en la solicitud de auxilio para la atención médica prehospitalaria a cuatro personas, atribuible a personal paramédico de la Policía Federal.

Además, el derecho a la legalidad y seguridad jurídica por la indebida procuración de justicia, derivada de la no preservación del lugar de los hechos, atribuible a la Policía Federal y a funcionarios de la fiscalía de Michoacán.

Los grupos de autodefensa surgieron en Michoacán en febrero de 2013 ante el recrudecimiento de la violencia en los últimos años por las acciones del cártel de Los Caballeros Templarios y pronto comenzaron a expandirse por todo el estado.

Ello llevó al Gobierno federal a intervenir en Michoacán a principios de 2014 para recuperar el control del territorio y poner fin al vacío de autoridad. Unos meses después legalizó los grupos de autodefensa bajo la figura de agentes de la Fuerza Rural.

Hace unos días, la CNDH lanzó un informe en el que aseguró que pese al interés del Gobierno mexicano de mostrar que en Michoacán ya pasó lo peor, los avances para pacificar este estado son insuficientes, ya que en muchas zonas la seguridad sigue dependiendo de estos grupos.