Así se siente conducir bajo el efecto de las drogas

Ford ha creado un traje especial para mostrar las consecuencias de conducir bajo en influjo de sustancias

Guía de Regalos

Ford ha creado un traje de características especiales, el Drugged Driving Suit, para enseñar a los jóvenes de una forma espectacular sobre los peligros de conducir bajo la influencia de drogas ilegales.

La automotriz desarrolló el traje junto con científicos del respetado Instituto Meyer-Hentschel en Alemania para simular algunos de los efectos de las drogas como el cannabis, la cocaína, la heroína y la MDMA (comúnmente conocida como éxtasis).

Los efectos incluyen un tiempo más lento de reacción, visión distorsionada, temblores en las manos y mala coordinación.

El nuevo “traje de conducir drogado” se incorporará a “Ford Driving Skills for Life”, el programa de jóvenes pilotos galardonado que ha capacitado a más de 500,000 personas en todo el mundo, a través de práctica y clases en línea desde su creación hace 11 años.

“Conducir después de tomar drogas ilegales puede tener consecuencias potencialmente mortales para el conductor, sus pasajeros y otros usuarios de la carretera”, afirmó James Graham, director del programa global de Ford Driving. “Ya hemos visto de primera mano el efecto revelador que nuestro traje Drunk Driving (conductores ebrios) ha tenido en quienes lo llevan, y confiamos en que nuestro nuevo traje Drugged Driving Suit (traje de conducción drogado o bajo el efecto de las drogas), tendrá un mismo efecto revelador”.

Según datos nacionales recientes la conducción de vehículos por personas drogadas va en aumento. De acuerdo con los más recientes hallazgos de la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras (NHTSA), aproximadamente el 18 por ciento de todas las muertes de conductores de vehículos de motor, implica drogas distintas del alcohol, como la marihuana y la cocaína.

Al igual que el traje de conductores ebrios Drunk Driving que Ford incorporó en las habilidades de conducción para el programa el año pasado, el nuevo traje Drugged Driving Suit simula los efectos de la reducción de la movilidad, la visión y la coordinación con relleno y peso en los tobillos, gafas y audífonos.

Drugged-Driving-Suit

“Sabemos que algunos medicamentos pueden causar manos temblorosas, así que incorporamos un dispositivo en el traje que crea sólo un temblor como tal”, dijo Gundolf Meyer-Hentschel, director general del Instituto Meyer-Hentschel.

Los consumidores de drogas a veces ven las luces intermitentes en su campo periférico, un efecto recreado por nuestras gafas, mientras que los sonidos imaginarios son generados por los auriculares. Adicionalmente, cuando se conduce drogado, los lentes distorsionan la percepción y producen sensaciones visuales de colores, un efecto secundario del uso de LSD.

Según una encuesta nacional sobre uso de drogas y la salud, aproximadamente 9.9 millones de personas de 12 años reportaron conducir bajo la influencia de drogas ilícitas.

Del mismo modo, un meta-análisis de múltiples estudios del Instituto Nacional de Salud ha demostrado que el riesgo de estar involucrado en un accidente se duplica más o menos, después del consumo de marihuana.