EEUU modificará su sistema de alertas terroristas

Incluirá un nivel 'intermedio' para informar al público en general de sobre cualquier amenaza en un área específica dentro del país

Guía de Regalos

EEUU modificará su sistema de alertas terroristas
El secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson anunció que habrá moficiaciones al sistema nacional de alertas terroristas.
Foto: Getty Images

Estados Unidos implementará pronto un nuevo sistema de alertas terroristas cuyo objetivo es  ofrecer al público en general mejor información sobre los riesgos de atentados dentro del país y mejorar la respuesta a ataques como el de la semana pasada en San Bernardino, California, donde murieron 14 personas y 21 más resultaron heridas.

Pronto anunciaremos un nuevo sistema que creo que refleja el ambiente actual y las realidades actuales“, cuando “no tener una pieza concreta de inteligencia que especifique un complot no es el final de la historia”. Bien puede ser que alguien esté actuando bajo el radar, atacando en el momento de la noticia, adelantó este lunes el secretario de Seguridad Nacional (DHS), Jeh Johnson.

“Estamos ante una nueva fase de terrorismo, ante una amenaza que implica no solo ataques directos lanzados desde el extranjero, sino terrorismo inspirado por grupos y perpetrado contra Estados Unidos u otros países“, añadió Johnson, destacando la necesidad de marcadores de riesgo intermedios en el nuevo sistema de seguridad.

Johnson dijo que el nuevo sistema incluirá una amenaza terrorista inmediata, ayudando a informar al público general no a través de reportes de noticias o filtraciones del gobierno, sino que le mostrará al público qué es lo que el gobierno está viendo en términos de amenazas terroristas.

Un muy criticado sistema de códigos de color de alerta terrorista fue puesto en marcha luego de los atentados terroristas del 11 de septiembre y posteriormente eliminado en 2011 por el predecesor de Johnson, Janet Napolitano. Este código de alertas fue reemplazado por el Sistema de Asesoramiento Nacional sobre Terrorismo (NTAS por sus siglas en inglés) de dos niveles (elevado e inminente), que tiene un límite tan alto que nunca ha sido usado para emitir alertas.

El Sistema Nacional de Alertas por Terrorismo se activa por información específica y creíble sobre una potencial amenaza.

El método actual (que representa un nivel intermedio de amenaza) ofrece al público un resumen conciso de la amenaza recibida por el Gobierno e informa sobre la región geográfica, medio de transporte o infraestructura amenazada, así como sobre las medidas que se están tomando para velar por la seguridad de los ciudadanos, explicó Johnson, en un acto en Washington de la revista especializada de seguridad “Defense One“.

Johnson propuso revisar el sistema de alertas después de que cinco militares estadunidenses murieron en julio en las instalaciones de Chattanooga (Tennessee) víctimas de un atacante armado. El incidente aún se está investigando como un posible atentado terrorista.

El anuncio de cambios de seguridad se produce unas horas después de que el presidente, Barack Obama, durante un inusual discurso desde el Despacho Oval de la Casa Blanca  calificó de “acto terrorista” la masacre ocurrida el pasado miércoles en San Bernardino diera un inusual discurso desde el Despacho Oval de la Casa Blanca en el que defendió su plan para destruir al Estado Islámico (ISIS).

El miércoles pasado el estadounidense Syed Farook y su esposa, la paquistaní Tashfeen Malik, irrumpieron en un centro de ayuda para discapacitados y abrieron fuego en una fiesta que se celebraba con motivo de la Navidad.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) investiga la radicalización de los autores del tiroteo, mientras que el grupo yihadista Estado Islámico ha asegurado que los atacantes eran dos de sus seguidores.

El ataque en San Bernardino y los atentados de París del pasado 13 de noviembre han hecho revivir a Estados Unidos el fantasma de los atentados del 11 de septiembre de 2001, al generar una gran preocupación por la seguridad del país y por el poder de ISIS para reclutar a ciudadanos occidentales, que pueden cometer atentados contra su país de origen.