Yankees sin muchas opciones en reuniones de invierno en Nashville

Las limitaciones de presupuesto en El Bonx obligan a actuar con cautela

Guía de Regalos

Yankees sin muchas opciones en reuniones de invierno en Nashville
Joe Girardi no podrá contar con grandes refuerzos por las limitaciones económicas de los Yankees.
Foto: Rob Carr / Getty Images

No. No hay un “Viernes Negro” en el béisbol. No hay un día en el que los equipos vayan desatados al mercado para agotar la lista de agentes libres y reforzar su nóminas de cara a la temporada que viene. Ni siquiera desde hoy y por cuatro días más en Nashville.

Todo lo contrario y aunque quedan días en el mercado, lo que no queda es mercancía en las vítrinas, porque los mejores agentes libres ya negociaron. Tienen dueño.

Eso, que preocupa en serio a los seguidores de los Yankees, por supuesto no le importa a los que toman las decisiones.

“Los Yankees no tienen que gastar más allá de 200 millones para ganar la Serie Mundial”, fue la sentencia de Hal Steinbrenner el portavoz de los herederos del “Boss”.

Para entonces, en octubre, ya se movía el mercado y ya algunos de los agentes libres disponibles estudiaban ofertas.
Luego de la reunión de gerentes en Florida, Brian Cashman, el gerente general del equipo dijo: “Creemos en nuestros jóvenes y seguiremos apostando en su talento y en su desarrollo”.
Razón no le falta.

Brian Cashman va a Nashville a intentar cambios para buscar un segunda base. (GETTY IMAGES)
Brian Cashman va a Nashville a intentar cambios para buscar un segunda base. (GETTY IMAGES)

Los Yankees compitieron esta campaña con nombres como el lanzador novato Luis Severino y el impactante primera base Greg Bird con grandes resultados. También desarrollaron a Didi Gregorius quien es ahora mejor pelotero que cuando llegó de Arizona. Uno de los pocos contratos ha sido Aaron Hicks, jardinero proveniente de Minnesota. Y Gary Sánchez, producto de la casa, espera turno para la receptoría.

Nombres menores, sin duda, pero todo dentro de un plan de austeridad. Ya no están en el mercado los abridores estelares David Price, Zach Greinke ni Jordan Zimmermann. Tampoco el cerrador Craig Kimbrel que se fue a Boston.

Lo bueno para Steinbrenner, Girardi, Cashman y compañía es que ellos están contentos con el grupo de lanzadores que tienen.

Hablan de siete abridores compitiendo por cinco puestos. Masahiro Tanaka, CC Sabathia, Michael Pineda y Adam Warren parecen ser los más estables, pero Luis Severino, Nathan Eovaldi y Chase Withley están para jugar. Lo malo es que con este mismo grupo de lanzadores los Yankees llegaron a tres años sin jugar en playoffs. Porque está claro que jugar un partido para definir un wild card no es postemporada.

Visto lo visto, lo que buscarán los Yankees en las reuniones que empiezan hoy en Nashville (Tennesee) es una forma barata de retocar el roster.

Lo primero sería un segunda base y la primera opción es Ben Zobrist que podría permanecer en los Reales de Kansas o aceptar la oferta que le hicieron los Mets.

La segunda opción es Howie Kendrick, el veterano dejado libre por los Dodgers, quien aporta experiencia, pero no mucho futuro. El tercero está en Nueva York y es Danny Murphy quien aún puede firmar con los Mets.

Es verdad que medios neoyorquinos han puesto a circular nombres como Jason Heyward, Justin Upton y Yoenis Céspedes, pero luce poco probable que alguno de ellos esté fuera de las cifras de nueve dígitos que casi descartó Cashman.

Bajo la presión de los medios, en la reunión de gerentes, Cashman quiso lucir abierto y listo para todo cuando dijo. “No descartamos ninguna alternativa”, pero le falto decir, ‘salvo todas aquellas que nos cuesten algún dinero’.

La orden desde el mando máximo es: “No pasaremos de las cifras de la campaña pasada”… ¿aunque los resultados sean los de la campaña pasada?