Nuevas guías dietéticas generan controversia sobre carne roja

Las guías son una victoria para la industria de carne roja y los productores de huevo. Entérate aquí por qué

Nuevas guías dietéticas generan controversia sobre carne roja
La carne, especialmente molida, puede ser muy nociva para tu salud.
Foto: Shutterstock

WASHINGTON.-  Aprovechando que millones de personas comienzan el año con la meta de bajar de peso, las nuevas guías dietéticas divulgadas este jueves por la Administración Obama recomiendan reducir el consumo de azúcar, sal y grasas saturadas, pero éstas fueron atacadas por su tibieza en torno al consumo de carne roja.

Las guías para el período 2015-2020, son elaboradas por los departamentos de Salud y Agricultura desde 1980 y actualizadas cada cinco años, e influyen en la adopción de políticas federales en torno a los almuerzos escolares que reciben más de 30 millones de niños, los subsidios de alimentos para gente pobre, y en la publicación de manuales de dieta.

Las recomendaciones se enmarcan en el continuo debate  nacional sobre cómo promover una dieta más saludable, tomando en cuenta el alto costo económico de la diabetes, la obesidad, el cáncer, y diversas enfermedades cardiovasculares.

“ Creo que si se siguen las recomendaciones, especialmente la del azúcar, eso va a ayudar a disminuir los índices de obesidad tan altos que tenemos en la comunidad hispana… así como durante años se ha subsidiado a la miel de maíz rica en fructosa, el gobierno debe subsidiar frutas y verduras mediante programas como el WIC (para mujeres y niños pobres“, dijo a este diario el oncólogo peruano, Elmer Huerta, quien conduce un programa de radio semanal para educar a los hispanos sobre asuntos de salud.

Recomendaciones actualizadas

De nueva cuenta, las guías recomendaron aumentar el consumo de frutas, verduras, fibra y granos integrales,  y reducir drásticamente el uso del azúcar, la sal y grasas saturadas.

Un cambio concreto es la idea de limitar el azúcar a no más del 10% del consumo diario de calorías, mientras la Organización Mundial de la Salud recomienda no pasarse de seis cucharaditas al día.

Pero es una meta difícil ya que, en una dieta típica de 2,000 calorías diarias, buena parte de los estadounidenses consume hasta 22 cucharaditas de azúcar mediante bebidas, sodas y alimentos con alto contenido de edulcorantes.

Las autoridades también recomendaron consumir menos de 2,300 miligramos de sodio por día, lo que equivale a una cucharadita, pese a que, para prevenir la hipertensión, la Asociación del Corazón de EEUU (American Heart Association) recomienda menos de 1,500 miligramos.

Las guías omitieron límites específicos para controlar el colesterol en la dieta –porque éste no determina el nivel del colesterol en la sangre-, lo que supuso una victoria para los productores de huevos.

El problema, según observadores, es que el colesterol dietético se encuentra también en las carnes rojas y procesadas, por lo que las guías debieron precisar un límite de estos alimentos.

Aunque todavía no hay helados con el sabor o los beneficios del brócoli, las autoridades de los departamentos  de Salud y Agricultura insistieron durante una conferencia telefónica de periodistas que las nuevas guías, en vez de ser una receta “rígida”, son “adaptables” y buscan ayudar a los estadounidenses a mejorar su nutrición y contribuir a una vida más saludable.

La influencia de la industria cárnica

Pese a que un borrador de los expertos recomendó en febrero de 2015 reducir el consumo de carne roja y carnes procesadas –que ha sido vinculado con el cáncer- las guías publicadas hoy omitieron consejos específicos y contundentes para limitar este tipo de proteína animal.

Esa omisión desató críticas de que el gobierno se ha dejado presionar por la industria cárnica.

“Lamentablemente, las recomendaciones no son tan fuertes para decir que las carnes procesadas y carnes rojas deben limitarse más. Parece que (las autoridades) han cedido ante el ‘lobby’ de las carnes rojas, y eso es decepcionante porque, como sabemos, la Organización Mundial de la Salud ha dicho que las carnes procesadas causan cáncer y las carnes rojas son causa probable de esa enfermedad”, dijo Huerta.

Sin embargo, para sorpresa de los expertos, las autoridades recomendaron que los hombres y jóvenes “reduzcan su consumo general de proteína” derivada de carnes, aves, y huevos, y aumenten su consumo de verduras.

Ese consejo de inmediato suscitó críticas de grupos como la Asociación Nacional de Ganaderos (NCBA, en inglés),  que destacó en un comunicado que el consumo de “proteína de alta calidad” puede ayudar a las personas a perder peso y mantener un peso saludable.

¿Más de lo mismo?

Salvo pequeños cambios,  incluyendo la promoción de dietas como “Mi Plato.gov”,  la dieta “DASH”, o las dietas vegetariana y mediterránea, las guías son prácticamente las mismas que ha recomendado el gobierno federal en los últimos 35 años, según críticos.

Michael F. Jacobson, presidente del Centro para la Ciencia en el Interés Público, afirmó que si los estadounidenses obedecen las guías eso será “una gran victoria para la salud pública”, pero lamentó que la millonaria industria de alimentos continúa  “tentando” a los consumidores, promoviendo el consumo de hamburguesas, pizza, burritos, galletas, sodas, batidos y otros productos recargados de harina blanca, carnes rojas o procesadas, sal, grasas saturadas y azúcar añadidas.

En ese sentido, Nina Teicholz,  portavoz de la Coalición de la Nutrición fue al grano de las críticas: “estas guías dietéticas son virtualmente idénticas a las de los últimos 35 años… dado el mismo consejo, no está claro que podamos esperar un resultado distinto”.