Tras reunión con Obama, Sanders califica de “justo” e “imparcial” al mandatario

Mandatario ha evitado intervenir en contienda entre Sanders y Clinton,  pero la Casa Blanca asegura que éste hará campaña por el candidato que escoja el partido
Tras reunión con Obama, Sanders califica de “justo” e “imparcial” al mandatario
El precandidato presidencial demócrata Sen. Bernie Sanders sale de la Casa Blanca tras su reunión con el presidente y líder de su partido Barack Obama.
Foto: Win McNamee / Getty Images

WASHINGTON.- El senador Bernie Sanders, que aspira a ocupar la Casa Blanca en enero de 2016, afirmó este miércoles que, durante su encuentro con el presidente Barack Obama, el mandatario se mostró “justo” e “imparcial” en su evaluación de la contienda por su sucesor.

Obama recibió a Sanders en el Despacho Oval, varias semanas después de que también se reuniera con la precandidata presidencial demócrata y exsecretaria de Estado, Hillary Clinton.

Al salir del encuentro privado de casi una hora, Sanders afirmó ante los periodistas de que ambos sostuvieron “una reunión productiva y constructiva”, en la que abarcaron un amplio abanico de temas domésticos, internacionales y “un poquito de política”.

Según Sanders, Obama lo puso al día sobre la lucha contra el grupo extremista islámico ISIS, la crisis en Siria, y las negociaciones diplomáticas con Irán.

Preguntado sobre cómo se prepara para las “asambleas populares” en Iowa, el próximo lunes, Sanders dijo estar optimista, aunque reconoció que sólo una amplia participación de los votantes le beneficiaría.

“Si hay una gran participación, creo que ganamos; si no, creo que vamos a estar en aprietos”, observó Sanders, quien llegó a la Casa Blanca acompañado de su esposa, Jane, y su portavoz de campaña, Michael Briggs.

Sanders dijo que no pidió a Obama su apoyo para la nominación presidencial del Partido Demócrata y, en todo caso, la Casa Blanca ha dicho que el mandatario esperará al desenlace de las primarias antes de participar en la campaña por el eventual candidato demócrata.

“Creo que (Obama) y el vicepresidente (Joe Biden) han tratado de ser justos e imparciales en el proceso, y espero que ellos continuarán de esa forma”, dijo.

Por otra parte, Sanders reconoció que cuando Obama estuvo en el Senado, ambos mantuvieron diferencias en torno a la política tributaria, y ahora los divide el acuerdo comercial con los países del Pacífico.

“Pero en general, en los últimos siete años, en los temas principales, he estado de su lado mientras ha afrontado un obstruccionismo republicano sin precedente”, enfatizó.

El senador independiente de Vermont, que se describe como un “socialista demócrata”, ha logrado empatar o aventajar a Clinton en las encuestas en Iowa, y algunos observadores han comparado su ascenso de las últimas semanas a la hazaña que logró Obama como candidato presidencial en 2008.

Ese año, contra todo pronóstico, Obama ganó en Iowa frente a Clinton y eventualmente consiguió la nominación presidencial.

Durante una entrevista reciente con el diario Politico, Obama elogió la labor de Clinton y aseveró que ésta estaría lista para asumir para gobernar “desde el primer día”, dada su extensa experiencia política.

Bernie Sanders habla a la prensa en la Casa Blanca tras su reunión con el presidente Obama.
Bernie Sanders habla a la prensa en la Casa Blanca tras su reunión con el presidente Obama.

Aunque Sanders no es el favorito del Partido para la nominación,  el encuentro con Obama sugiere que el senador “es una verdadera fuerza política en este ciclo electoral” y un contendiente fuerte, dijo a este diario Geoffrey Skelley, analista del Centro de Política de la Universidad de Virginia.

“La campaña de Sanders ha demostrado tener suficiente fuerza como para causar gran temor entre los partidarios de Clinton y el establecimiento del partido, que le ha dado su apoyo. La mayoría de demócratas apoya al presidente Obama y simpatiza con él, así es que sería un error que Clinton y Sanders creen distancia entre sus candidaturas y el historial del presidente”, agregó.

A lo largo de la contienda, tanto Clinton como Sanders han tratado de presentarse como el candidato digno de suceder a Obama en la Casa Blanca y, en lo que se refiere a inmigración, han prometido impulsar una reforma migratoria, y defender y ampliar sus medidas ejecutivas.

La Casa Blanca no ha dicho si Obama buscará una reunión con el exgobernador de Maryland, Martin O’Malley, quien también aspira a la nominación presidencial demócrata pero no ha logrado trepar en las encuestas.