Toyota mantiene la hegemonía mundial en ventas

Con el escándalo de Volkswagen, Toyota tiene el camino libre
Toyota mantiene la hegemonía mundial en ventas

Luego de que esta semana se hiciera el recuentro final, Toyota sigue siendo el líder mundial en ventas de automóviles.

El fabricante japonés quedó como el de mayor venta en el mundo por cuarto año consecutivo y fue la única empresa que entregó más de 10 millones de vehículos en 2015, lo que representa una caída para el Grupo Volkswagen, que volvió a caer en medio del escándalo de las emisiones.

Según un comunicado de la compañía, las ventas globales de Toyota cayeron un 0.8 por ciento, a 10.15 millones de vehículos el año pasado, incluyendo sus marcas Hino Motors y Daihatsu Motor.

Volkswagen a principios de este mes reportó una caída de 2 por ciento a 9.9 millones incluyendo su marca Scania y MAN de camiones pesados, mientras que las ventas de General Motors subieron un 0.2 por ciento a 9.8 millones.

Toyota pudo cerrar líder este año en el que Volkswagen estuvo primero en ventas durante los primeros seis meses, sólo para ceder el primer lugar en medio de la crisis del dieselgate.

El escándalo de las emisiones de Volkswagen ha obligado a detener las ventas de los vehículos con motores diésel en algunos mercados y luchar para reparar 11 millones de vehículos. El fabricante alemán también tuvo que hacer frente a la caída de las ventas en China, su principal mercado.

Toyota está considerando una medida que podría mejorar su posición en los mercados emergentes, como China e India, y el lejano Oriente.

El fabricante de automóviles puede comprar el resto de su unidad de Daihatsu, propiedad de 51 por ciento, para darle control total sobre el fabricante líder de mini autos para Japón y y los compactos en Indonesia y Malasia.

Volkswagen ha puesto hasta ahora $7.3 mil millones para la reparación de los motores que fueron manipulados para pasar las pruebas de emisiones, y se enfrenta a cientos de demandas y multas de los reguladores.

Los analistas coinciden que la futura hegemonía de Toyota no estará en peligro para los próximos años.