Trump intenta distanciarse de grupos supremacistas

El magnate no los quiere ni desea su apoyo político, pero dichas organizaciones lo ven como la "gran esperanza blanca"

Guía de Regalos

Trump intenta distanciarse de grupos supremacistas
Donald Trump, precandidato republicano presidencial.
Foto: EFE

WASHINGTON – El magnate empresarial, Donald Trump, no los quiere ni desea su apoyo político, pero activistas de un grupo supremacista blanco lo ven como su “gran esperanza blanca” y han hecho campaña en su nombre en Iowa y también en New Hampshire, en vísperas de las primarias en ese estado.

El grupo llamado “American Freedom Party” (AFP), que prefiere describirse como “nacionalista”, ha dado su respaldo político a Trump, a quien califican como su “Gran Esperanza Blanca”.

De hecho, el grupo realizó llamadas telefónicas preparadas a centenares de hogares en vísperas de las “asambleas populares” en Iowa la semana pasada.

Desde hace varios días, el grupo comenzó a contactar a los votantes en New Hampshire con el mismo mensaje sobre la urgencia de proteger la hegemonía de la raza blanca en Estados Unidos, presuntamente amenazada por las comunidades inmigrante y musulmana en el país.

//platform.twitter.com/widgets.js

“No necesitamos musulmanes. Necesitamos gente blanca  inteligente y bien educada”, dice una de las llamadas.

Según dijo a CNN Jared Taylor, editor de “American Renaissance” y una de las voces en las  llamadas, los blancos prefieren tener barrios y escuelas libre de minorías, y les preocupa “hasta el tuétano” una política migratoria que, a su juicio, permite que EEUU se convierta en un país dominado por minorías no blancas.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

El AFP fue creado por extremistas blancos del sur de California y apoya la deportación de los inmigrantes y el fortalecimiento de la raza blanca, indicó el grupo “Southern Law Poverty Center”, que rastrea los grupos motivados por el odio racial en este país.

En su página web, el grupo hace un llamado a la “herencia e identidad” blanca, para defender los intereses de los estadounidenses de ascendencia europea.

También describe su apoyo a la tenencia de las armas y pide la “emancipación” de los partidos demócrata y republicano, a los que califica como “dinosaurios”.

Desde que lanzó su candidatura en junio de 2015, Trump ha prometido deportar a todos los once millones de inmigrantes indocumentados y contruir un “bello muro” en la frontera sur, pagado por México, para impedir la inmigración ilegal a EEUU.

Aunque Trump insiste en que tiene apoyo de votantes latinos, su retórica incendiaria ha causado la repulsa del gobierno mexicano, y de grupos humanitarios y pro-inmigrantes en todo el país, que organizan con frecuencia protestas en su contra.

elecciones trump racismo discriminacion

La campaña de Trump no ha autorizado las llamadas de AFP –conocidas en la jerga política como “robocalls”- y ha insistido en que no necesita el respaldo de ningún super “comité de acción política” (super PACs).

El año pasado, cuando el líder del grupo supremacista “KKK”, David Duke, también dio su respaldo a Trump por considerarlo “el mejor” de los candidatos en liza, el empresario también replicó que no necesita su apoyo.

Trump, quien quedó en segundo lugar en Iowa, detrás del senador republicano por Texas, Ted Cruz, dijo ayer en un programa dominical de la cadena NBC, que ahora centra sus esfuerzos en las primarias de mañana en New Hampshire.

Aunque Trump lidera en las encuestas en New Hampshire –al igual que lo hizo en las de Iowa-, el empresario ha querido reducir las expectativas de una eventual victoria en ese estado.