Restaurantes y bares de NY protestan por licencias de vino para Starbucks

La cadena de cafeterías ya ha tiene permiso en varios locales y tiene pendientes de aprobación otros seis
Sigue a El Diario NY en Facebook
Restaurantes y bares de NY protestan por licencias de vino para Starbucks
La fiscalidad internacional de las empresas está dando lugar a fricciones en la UE y con EEUU./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Los más de 150 miembros de la Asociación Latina de Restaurantes, Bares y Lounge del Estado de Nueva York están más que enojados con Starbucks y en los próximos días van a hacer oír su voz.

La popular cadena de cafeterías anunció hace meses que quería vender vino en sus establecimientos y de hecho, poco a poco a ido solicitando una licencia para ello en algunos estados entre ellos Nueva York. Hay unos 14 establecimientos en el Estado de Nueva York, algunos de ellos en la ciudad y en el aeropuerto JFK que ya han conseguido una licencia conocida como de “Taberna de vino” pero los miembros de esta asociación quieren asegurarse que ni un establecimiento más de la cadena  consigue este permiso para comerciar con vino y cerveza.

Según una carta a varios medios de Elvis Silverio, presidente de esta Asociación,  los dueños de restaurantes latinos van a quejarse ante la Autoridad Estatal de Licores para que no conceda varias licencias más que están pendientes.

El problema, según Silverio, es que con esta licencia “nadie podrá competir con ellos. “Estas no son tiendas de licor, de alimentos, bares o restaurantes, ellos venden café. Si quieren vender licor deben crear un nuevo modelo de negocio. Los bares, restaurantes y lounges de Nueva York no pueden competir en la ciudad porque la Autoridad está aprobando licencias para todas las mutaciones gourmet”.

Los pequeños negocios de Nueva York se quejan de que no solo tienen que hacer frente a continuas y elevadas subidas de rentas en zonas que se están gentrificando rápidamente sino  que además tienen cada vez más regulaciones que complica y encarece sus negocios. La competencia que hace esta ubicua cadena, solo empeora la situación de empresas familiares con menos recursos.

Silverio teme que esta licencia de Taberna no solo haga la competencia a otros establecimientos con la venta de vinos y cerveza sino que sea además la vía para solicitar posteriormente una licencia de licores para bebidas como el bourbon o el vodka. Estas licencias son más difíciles de conseguir de entrada porque hay varias regulaciones en Nueva York que impiden obtener el permiso para hard liquor cuando el establecimiento esta a 200 pies de una iglesia o colegio y hay 3 o mas establecimientos ya con licencia de licores a una distancia de 500 pies los unos de los otros.

“Estas reglas no se aplican a las tabernas de vino por lo que Starbucks ha evitado estas reglas de los 200 y los 500 pies”, explica Silverio. Este empresario lamenta que hasta ahora la cadena de café haya convencido a las autoridades que está en el “interés público” vender vino y cerveza cuando hay muchos establecimientos que ya lo hacen como parte de su negocio. “Han convencido a los miembros de la Autoridad de Licores que esto es algo bueno para la comunidad que sirven y nosotros discrepamos”.

“La Asociación Latina de Restaurantes, Bares y Lounges de NYS objeta que se den estas licencias porque nos quedaremos sin negocios en breve”. Silverio lamenta que la competencia por el alcohol, que es la actividad más lucrativa de los restaurantes, sea cada vez más amplia. Hasta la cadena de cines AMC ha solicitado licencia para servir alcohol en sus salas. “Yo no voy a ir al cine con mis hijos sabiendo que hay gente que puede emborracharse durante la película en el asiento de al lado”, dice disgustado este empresario.

Desde Starbucks una portavoz explicó ayer que los clientes de la cadena “están tan apasioandos con su café como con los negocios locales de la zona y creemos que las tiendas independientes y pequeñas cadenas pueden seguir creciendo y prosperar junto con Starbucks”.

La misma portavoz indicaba que el “programa de noche” que es cuando se vende el vino, es el verdadero espíruti de las tradicionales casas de café “mientras que algunas tiendas sirven vino y cerveza, el café se mantiene como el foco de la experiencia”.

No obstante, para esta asociación, si la gran Starbucks s tiene estas licencias “en cada esquina de la ciudad y el estado destrozará a los pequeños restaurantes y bares de nuestra área”.