Mexicanos dejan de comprar en Laredo, Texas, por depreciación del peso

“Nosotros estamos muertos aquí, el negocio está muerto”, declara una comerciante de Laredo, Texas
Mexicanos dejan de comprar en Laredo, Texas, por depreciación del peso
El peso mexicano pierde terreno ante el dólar estadounidense.
Foto: Archivo

México – La caída del peso ha estrangulado la capacidad de compra de los mexicanos que viven en ciudades fronterizas como Nuevo Laredo, Monterrey y Saltillo, de acuerdo con un texto de Bloomberg, lo cual golpea las ventas de Texas.

Cuando al peso mexicano le da frío, Laredo estornuda”, afirma a la agencia Les Norton, director del Downtown Merchants Association.

El dólar en bancos cotizó por arriba de los 19 durante los primeros días de este año, aunque estas dos últimas semanas ha bajado casi a 18 pesos.

La moneda mexicana es, en parte, víctima del colapso global del precio del petróleo y todas las ciudades fronterizas de Texas, el estado petrolero de Estados Unidos, están sintiendo un golpe.

Sus ventas cayeron un 6 por ciento, de acuerdo con cifras oficiales de 2015, pero los comerciantes en Laredo aseguran a la agencia internacional que el negocio se ha desplomado 50 por ciento o más.

“Nosotros estamos muertos aquí, el negocio está muerto”, declara al medio una comerciante de Laredo, Texas, una ciudad altamente dependiente de los consumidores mexicanos.

El valor del precio del barril de crudo, ante una sobre oferta en el mercado, ha perdido un 70 por ciento desde 2014 y las exportaciones petroleras de México han caído casi la mitad.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), las exportaciones petroleras reportaron una caída anual de 49 por ciento en enero de este año.

Ayer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) reportó que los ingresos petroleros en enero fueron por 62.5 mil millones de pesos, 6.1 por ciento más que los del mismo periodo del año anterior. Sin embargo, el aumento se debió a factores temporales de cobranza y tipo de cambio, explicó, que compensaron los efectos de las reducciones de 45.2 por ciento en el precio promedio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo.

Hacienda espera para este 2016 “menores ingresos petroleros” ante una reducción en el precio del barril y en su producción: en 2015 la mezcla mexicana se vendía en 52.4 dólares por barril y para 2016 se calcula en 28.7 dólares. Además, la producción de petróleo disminuirá 3 por ciento al pasar de 2 mil 353 miles de barriles diarios en 2015 a 2 mil 275 millones de barriles por día en este año.

En 2015 los ingresos petroleros se ubicaron en 841 mil 518 millones de pesos, monto inferior en 32.9 por ciento anual en términos reales a los recibidos en 2014.

“Estamos hablando de millones y millones de dólares que los mexicanos gastan diariamente en Texas”, dice a Bloomberg Roberto Coronado, economista de la Reserva Federal en Dallas. “La ciudad que más depende de ellos es Laredo”, afirma.

Más de 115 millones de mexicanos que cruzan a Texas de forma legal cada año van con intención de comprar. Uno de cada dos dólares gastados en Laredo son de bolsillos mexicanos, según estimaciones.

Compran todo. Desde ropa a teléfonos celulares o juguetes; productos que son más caros aquí o no están disponibles. Pero ahora hay un menor incentivo para ir a comprar: el dólar caro…

“Esta no es la primera vez que el negocio en la frontera ha batallado contra la depreciación del peso, la recesión de Estados Unidos o, por el contrario, la explosión del petróleo y el gas”, cuenta una comerciante que nació en Laredo, Tamaulipas, y ha estado en Laredo, Texas, por 40 años. “Esto es, como dicen, la naturaleza de la bestia”, concluye en entrevista para Bloomberg.

?>