Pediatras salvan la vida de una bebé por WhatsApp

Desde Argentina, dieron indicaciones a la familia de la pequeña, que vacacionaba en República Dominicana

WhatsApp acorta las distancias. (Archivo)
WhatsApp acorta las distancias. (Archivo)
Foto: Getty/BBC

Las pediatras argentinas salvaron la vida de una beba de un año y diez meses a través de WhatsApp. La nena estaba de vacaciones con su familia en Punta Cana cuando el viaje se convirtió en dramático. Apenas se instalaron en el hotel debió recibir asistencia por una fuerte diarrea, pero nadie acertaba en el diagnóstico.

Tamara Rial, madre de la nena, contó a LA NACION: “En La Romana nos dicen que Federica estaba deshidratada y que la iban a dejar internada para hacerle estudios e investigar a qué se debía la diarrea. Pensamos que era una pavada, le dije a mi marido que se fuera con Jazmín, la nena más grande, pero al otro día Federica no se despertaba”.

Fue después de esto cuando Tamara se puso en contacto, a través de su hermano que vive en San Pedro, con dos pediatras de esa ciudad: Liliana Doldán y Francisca Urrutia.

El periplo por hospitales

De ahí, Federica fue trasladada en ambulancia a la capital en un viaje que duró dos horas. Allí internaron a la nena en la clínica privada Corazones Unidos donde la doctora Michelle Aimee Romero Licairac empezó a estabilizar a la pequeña, que luego fue trasladada al Hospital de Santo Domingo, donde continuó internada: le hicieron diálisis, transfusiones y le regularizaron los valores.

Cuatro días más tarde habilitaron a Federica a volver a la Argentina. Junto a su familia retornó al país en un avión sanitario y acá la esperaban en el Hospital Italiano, donde fue internada en terapia intensiva. “La atención fue increíble pero si no hubiera sido por Lili y por Fran hoy Federica no estaría. Estuvimos constantemente en contacto con ellas, volvimos con mucho miedo, cuando llegamos a Argentina nos dijeron: ‘ya está, olvídense de todo lo que pasaron'”.

Seis días después, un sábado, Federica fue dada de alta y el domingo los Román viajaron a San Pedro para encontrarse y conocer a las pediatras. “Cuando nos vimos fue un abrazo increíble, fue como si nos hubiéramos conocido de toda la vida”, dijo Tamara.

Aunque la pesadilla ya pasó, los Román no saben cómo Federica contrajo el síndrome. “Nos decían en el Hospital Italiano que podría ser a través de los lácteos porque nosotros cocinamos la carne al extremo, todo va envuelto en film a la heladera, nos preocupamos por lavar muy bien las frutas y las verduras, entonces no sabemos”, explicó Rial.

En cuanto a las médicas, aseguraron que no quieren reconocimiento y le dijeron a la familia que ellas hicieron su trabajo. Sin embargo los Román están eternamente agradecidos como así también con toda la sociedad de Comodoro Rivadavía que se unió en cadenas de oraciones y a través de mensajes y redes mostraron su constante preocupación.

Emoción en Facebook

Aunque Liliana Doldán y Francisca Urrutia prefirieron mantener el perfil bajo y subrayaron en su círculo íntimo que lo que hicieron fue su deber, Doldán se tomó unos minutos para escribir en Facebook lo que sintió. “Estoy muy emocionada con todo lo ocurrido, y leer tantos mensajes dichos desde el corazón me gratifican. Disfrutó siendo pediatra, no es ningún sacrificio para mí. Lo que me tocó vivir fue algo muy raro, lo extraño de todo esto es que no nos conocíamos con Federica, pero la circunstancias hicieron que nos involucrásemos para evitar consecuencias fatales. El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad grave que los pediatras argentinos estamos acostumbrados a diagnosticar y manejar. En Punta Cana no, porque no es una enfermedad prevalente en esa zona. Pero a pesar de eso en la ciudad de Santo Domingo intervinieron excelentes profesionales que le salvaron la vida a Federica. ¡¡Gracias a ellos también por entregarse a esta profesión!!”, publicó.

Síndrome Urémico Hemolítico, qué es y cómo prevenirlo

El Síndrome Urémico Hemolítico es una enfermedad grave causada por una bacteria productora de una toxina, que suele estar presente en los alimentos y en el agua.

Según la Sociedad Argentina de Pediatría, se registran entre 400 y 500 casos por año, y tres de cada 100 chicos mueren por este factor.

Compromete principalmente los riñones, la sangre y el intestino, y es la primera causa de insuficiencia renal aguda en menores de 5 años, y la segunda por la que los chicos requieren un trasplante renal.

La forma más frecuente de contraer la enfermedad es a través de la ingesta de alimentos contaminados con la bacteria Escherichia coli por lo que para prevenirla se recomienda, entre otras cosas, respetar la cadena de frío tanto en las carnes como en los lácteos; no descongelar comida sobre la mesada; mantener higienizadas las manos; cocinar los alimentos a una temperatura mayor a 70°C; no usar los mismos cubiertos para carne que para verduras; guardar las cosas envueltas en film; lavar adecuadamente frutas y verduras.

(Por Milagros Moreni Nimer/para La Nación)