Primero de mayo, trabajadores frente al racismo

La marcha prevista en Manhattan une su voz contra la xenofobia y pedirá una solución a los graves problemas económicos de Puerto Rico
Sigue a El Diario NY en Facebook
Primero de mayo, trabajadores frente al racismo
Manifestantes en una pasada jornada del 1 de mayo en Nueva York. Andrew Burton/Getty Images

“La lucha laboral tiene mucho que ver con la lucha racial en este país”. Así lo expresaba Neidi Domínguez apenas unos días antes del 1 de mayo, día internacional del Trabajo. Aunque esta jornada no sea de celebración y reivindicación en EEUU, están previstas marchas en todo el país, sobre todo por parte de trabajadores latinos, en cuyos países este es un día importante en el calendario. Este año, las marchas tienen un mensaje muy definido: rechazar la ola de racismo, odio y xenofobia dirigida a los inmigrantes que viven en EEUU.

Domínguez es la directora de la alianza del centro de trabajo y organizaciones comunitarias de AFL-CIO y explica que en este año electoral se están escuchando demasiados mensajes xenófobos por parte de los candidatos republicanos que están siendo, ademá,s amplificados por unos medios de comunicación que les están dando una extensa cobertura. “Tenemos que alzar la voz diciendo que esto es intolerable”. Para esta representante de la confederación sindical, los insultos del candidato Donald Trump, que es muy explicito contra los mexicanos, no están muy lejos de la ideología de su competidor en las primarias republicanas, Ted Cruz.

“Para nosotros, las mismas personas que siguen oprimiendo a la clase trabajadora son las que oprimen a la gente de color”, explicaba Domínguez.  Cynthia Hernández, de esta misma confederación sindical en Florida del Sur, argumentaba que la nación solo camina hacia el futuro”cuando todos los miembros de la comunidad están juntos, cuando no hay trabajadores en la sombra y cuando no hay miedo”. Estas manifestaciones, que se repetirán por todo el país, servirán, adicionalmente, como mensaje contra las deportaciones del Gobierno y para que se de el visto bueno a los alivios migratorios, Dapa y Daca, que tienen que recibir luz verde por parte del Tribunal Supremo después de haber sido recurridos judicialmente. Hasta 43 senadores republicanos han enviado un escrito al Supremo (amicus friend) oponiéndose a estos alivios del presidente Barack Obama.

La manifestación en Nueva York llevará como bandera la demanda de una solución para Puerto Rico. “Una de las federaciones de AFL-CIO está en la isla y estamos jugando un papel muy crítico para apoyar estrategias legales que den más tiempo y una solución justa a los problemas económicos”, explicaba Domínguez. “Muchos borícuas viven en NYC y para ellos esto no es una cuestión de solidaridad, es un problema que viven en primera persona”, agregó.

Desde los sindicatos se pide que se permita a Puerto Rico instar por la bancarrota como lo pueden hacer los estados y ciudades del país pero no los territorios como esta isla. En el Congreso se debate desde hace mesese sin que llegue una solución. El 2 de mayo se cumple el vencimiento de una deuda de $470 millones (principal e intereses) del Banco Gubernamental de Fomento, una institución crítica en la actividad financiera de la isla y el gobernador ya ha dicho que no se puede hacer frente a este pago. Aunque no es el primer impago será uno de los mas graves por el papel del BGF en la financiación de Puerto Rico.

Un revés más para la maltrecha economía de la isla que el 1 de julio tiene que hacer un pago de $2,000 en obligaciones generales para el que no hay dinero.

La marcha del 1 de mayo se produce a la vez que los trabajadores de Verizon en la zona noreste del país siguen con una huelga que entra en su tercera semana. Los piquetes frente a las tiendas de la operadora, con la que llevan desde agosto negociando un contrato colectivo, seguirán durante el fin de semana.

El movimiento proinmigrante también tiene como foco este día de reivindicación laboral la mejora de los sueldos, el combate de los robos de salarios “que afecta a trabajadores de color e inmigrantes sobre todo”, explica Domínguez y acceso a días  de enfermedad pagados “que también pantea muchos problemas especialmente a mujeres de color”.