Cómo negociar el salario

Ayuda a cerrar la brecha salarial entre hombres y mujeres con estos consejos para negociar tu sueldo
Cómo negociar el salario

La igualdad salarial es una batalla de todas las mujeres trabajadoras a nivel mundial, sin embargo son varias las cosas que cada una puede hacer por su cuenta para ayudar a cerrar la brecha de pago que hay con respecto a los hombres. La principal: negociar bien su sueldo, desde un principio.

El momento ideal es aquel en cuando te formalizan la oferta de empleo (con precisiones de tareas, responsabilidades y una fecha de comienzo), no durante el proceso de entrevistas, ni cuándo piensas que están a punto de ofrecerte el empleo.

“La razón es simple: de ese modo, estarás en la mejor posición de negociación posible, pues tu futuro empleador ya ha decidido que eres quien mejor se ajusta al puesto, y los potenciales competidores ya han quedado atrás en la carrera”, explica Roberto Mateoli Fuentes, experto en Recursos Humanos.

Según Mateoli, es más difícil poder plantear algo durante el proceso de entrevistas, cuando todas las tareas y responsabilidades aun no están completamente definidas, y cuando el entrevistador aun no sabe si eres la persona indicada  o peor aún, una discusión por el salario en esta etapa puede convencerlo de que no lo eres.

Tienes que estar consciente de que hasta que no te hayan una oferta en concreto, el resto de los candidatos sigue estando en carrera, y anticiparse a discutir el salario puede abrir la puerta a que sea uno de ellos el elegido, y no tú.

“La mejor estrategia posible para negociar el salario con un potencial empleador, es hacerse lo más deseable posible para cubrir el puesto en cuestión y cumplir los objetivos de la compañía, de modo que ésta haga el mayor esfuerzo posible para contar con tus servicios”, agrega el experto sobre las tácticas. “Por supuesto, esto depende la experiencia y calificaciones que tengas, y de tu desempeño en las entrevistas de selección”.

¿Qué es negociable?

Aunque no lo creas, en condiciones normales suele existir bastante flexibilidad en lo que hace a salarios y beneficios, sobre todo, cuanto más jerarquizada es la posición a cubrir.

“Es posible que pierdas bastante si aceptsa la primera oferta que escuchas o, lo que es lo mismo, si una sonrisa de oreja a oreja traiciona su satisfacción por la misma, en lugar de prolongar la negociación un poco más. ¿Por qué te darían más, si ya saben con qué te conformas?”, dice Mateoli Fuentes.

Siempre hay lugar para negociar, pero ten en cuenta que el margen será mayor cuanto más elevada sea la posición a ocupar, y viceversa. No sólo porque las escalas salariales son más rígidas en estos casos, sino también porque hay más candidatos disponibles.

La palabra mágica

Los expertos en negociación de salarios afirman que existe una palabra mágica para estos casos.

El experto Jack Chapman, da la siguiente fórmula en su libro Negotiating Your Salary: “Al escuchar el número o el rango de salarios que manejan, repite el número más alto en el rango y luego haz un silencio. En lugar de ceder al impulso de decir  ‘de acuerdo’, di ‘Hmmm… ¿es ese el máximo que pueden ofrecer?”.

“Es posible que tu futuro empleador realmente no pueda ofrecer más, pero el que no arriesga no gana, y el riesgo en realidad es mínimo. En este punto, tu empleador ya decidió que tu eres la persona adecuada para el puesto, y no estás cerrando ninguna puerta ni rechazando el ofrecimiento, simplemente estás demostrando confianza en ti mismo y en tu capacidad”, concluye el experto.