Guardias de Seguridad con escasa supervisión en la industria

Pese a su crecimiento e importancia a raíz de los ataques del 9/11 las quejas contra este sector son muchas
Guardias de Seguridad con escasa supervisión  en la industria
La industria de la seguridad está creciendo en Nueva York

La TV y las películas nos dicen que los guardias de seguridad son unos gordos torpes e idiotas. Ellos son siempre el blanco de las bromas.

Para conciliar el sueño ponen sus pies hacia arriba, nunca prestan atención a los monitores de las cámaras de seguridad, mientras que los ladrones se roban pinturas de valor incalculable o fajos de billetes.

Están en general distraídos de tal forma que con facilidad pueden ser amordazados y atados y como en Die Hard o The Matrix o un sinnúmero de otras películas de acción, los matan fácilmente.

En la vida real pasan aburridas y largas horas paseando por los pasillos del Museo Metropolitano de Arte, agitando detectores de metales en juegos de los Mets, dando permiso de acceso a los visitantes en los edificios comerciales, o revisando documentos en los conciertos, de pie durante horas y horas en monumentos públicos, grandes almacenes, colegios y farmacias.

Guardias por todas partes

Hay más de dos veces el número de guardias de seguridad que agentes de policía en el estado de Nueva York y son cerca de 10 veces más el número de guardias que bomberos. Mientras que muchos niños crecen con ganas de unirse a la policía de Nueva York o el cuerpo de bomberos, es difícil encontrar a alguien que dijera que quiera ser un guardia de seguridad cuando fueran grandes.

El guardia que patrulla una céntrica plaza corporativa con un H & R Block y un Chase Bank quiere ser un conductor de tren. El guardia que escanea los documentos de identidad en un edificio de oficinas comerciales cerca de Grand Central sueña con una carrera como comediante. El guardia que trabaja en una Reade Duane en el Upper West Side espera ser un policía.

Los viejos guardias que aún no están retirados, cuando se les pregunta qué piensan de la carrera seguridad, se encogerán de hombros, como diciendo: “Es un trabajo y es con lo que pago el alquiler”.

La industria de la seguridad está creciendo en Nueva York – y mientras ser un guardia es sin duda una profesión más respetada ahora que lo que era hace décadas, sigue siendo un poco atractiva, irrespetada e incluso peligrosa, un trabajo en el que una confrontación con frecuencia termina con insultos muy ofensivos. “Los promotores de conciertos prefieren “agente de seguridad” – un término que líderes de la industria han utilizado en un intento de alejarse del estereotipo de llamarlos “guardias gordos y torpes”.

En cierto sentido, está funcionando. Hay señales claras de que la industria está cada vez más profesionalizada, pero las quejas por parte de guardias y civiles indican que el sistema todavía tolera el abuso hacia ellos por parte de los empleadores y también el abuso físico por los ciudadanos comunes.
City Limits profundizó en la industria de la seguridad privada de Nueva York y encontró un ambiente donde los trabajadores vulnerables están expuestos a los malos tratos, la justicia contra los guardias abusivos es difícil de conseguir y hay serias deficiencias en la supervisión de las agencias gubernamentales que luchan por mantenerse al día con una industria en crecimiento que los neoyorquinos cuentan cada vez más para mantenerlos a salvo.

Los ojos y los oídos

Como dijo un funcionario elegido en una reunión reciente con el sindicato, los guardias son “los ojos y los oídos de Nueva York”.

El propósito de ellos es proteger la propiedad y eso incluye edificios gubernamentales, aeropuertos, monumentos públicos, museos y otras zonas de alto tráfico. Ellos son una parte importante de la red de seguridad de Nueva York: tienen que lidiar con el público en los conciertos en canchas yestadio, son los que contactan a las autoridades si se produce un incidente, son quienes evacuan edificios en situaciones de emergencia y transmiten información a los responsables de primeros auxilios.

En una manifestación reciente del sindicato de guardias 32BJ, uno de ellos que trabaja en 1WTC y pidió no ser identificado por temor a ser despedido, dijo que empezó a trabajar en ese sitio por $12.85 por hora. Su pago se ha incrementado; el contrato mínimo actual de los 12,000 guardias representados por el 32BJ es $13.35.

“Ellos no tienen respeto por nosotros”, dijo. “Somos reemplazables, incluso si estamos en la unión”.

Verificar su pago

Luis Báez, un guardia de 32 años de edad, de Brooklyn, dice en su experiencia, las compañías de seguridad, incluso los más grandes, a menudo tratan de cortarles su salario, por lo que siempre se asegura de comprobar sus talones de pago meticulosamente.

“Esa es la primera regla, verificar su pago”, dijo Báez, quien ha trabajado en seguridad desde que tenía 18 años y se encuentra actualmente en un edificio comercial cerca de Grand Central. Él es el guardia que quiere ser un comediante. Bromeó que la seguridad es su “negocio familiar”, porque su padre y su tío eran guardias.

Durante sus 14 años como guardia de seguridad, Báez dijo que ha sido despedido tres veces. Una vez después de que se negó a ayudar a los trabajadores de limpieza con la limpieza en un edificio que estaba vigilado. En su relativamente corta carrera, parece que ha experimentado todo lo feo sobre el negocio de la seguridad, incluyendo años atrás, cuando un jefe le dijo que tenía que firmar con una unión que nunca escuchó por el costo de $20 por cheque de pago. Pero dijo que nunca se reunió con un representante de esa unión.

De acuerdo con la 32BJ – un sindicato prominente que ha crecido su número de miembros hasta 12,000, dijo que la industria está plagada de vez en cuando de falsos sindicatos creados por la dirección.

Cifras de la industria

  • $350,000 millones genera la industria de la seguridad según un informe de 2013.
  • 600% se incrementaron los ingresos en las empresas de seguridad privada entre 1980 y 2010.
  • $48,000 un salario promedio anual hasta 2015. Los salarios para el 10 por ciento de los guardias de todo el estado han aumentado en las últimas dos décadas, el promedio anual era de $31,000 en 1997.
  • $15.48 es el pago medio por hora para un guardia en el año 2015.En este momento, sin embargo, según el Departamento de Trabajo, el salario de nivel de entrada para los guardias ($20.520) del estado está por debajo de los jardineros ($20.790) y justo por encima de los lavavajillas ($18.390), los cocineros de comida rápida ($18.280) y conserjes ($ 19.760).

Realizan auditorías

El número de guardias que trabajan en el estado de Nueva York ha aumentado en cada uno de los últimos seis años y en 2015, los 113,490 guardias empleados en todo el estado fue el más alto de cualquier año desde 1997, en que se inició el registro de datos. A pesar de este crecimiento, City Limits halló que la agencia estatal encargada de supervisar la industria hace una auditoría a todas las empresas de seguridad cada año para asegurarse que los empleadores y los guardias estaban siguiendo las reglas. Esta fue obligada por limitaciones de recursos a detener esa práctica y no se ha hecho una ni una sola auditoría en más de tres años.

Para leer este artículo en inglés ingrese a: www.CityLimits.org