Condenan a otros dos ladrones del caso del bodeguero Reynaldo Cuevas

La familia del dominicano asesinado pide que se haga justicia tras la muerte del joven por error de un agente de policía

El 7 de septiembre del 2012 el dominicano Reynaldo Cuevas perdió la vida en medio de un asalto perpetrado por tres sujetos, y este jueves el fiscal general de El Bronx anunció que los dos ladrones que faltaban por recibir sentencia fueron condenados.

Ernesto Delgado, de 31 años y Orlando Ramos, de 35, fueron sentenciados a purgar penas de 13 y 17 años, respectivamente.

Así lo sentenció el juez de la Corte Suprema de El Bronx, Ethan Greenberg, quien agregó a la condena de cada uno de los acusados cinco años de supervisión cuando reciban su libertad.

Luego de varias audiencias, el pasado mes de abril ambos ladrones se habían declarado culpables de robo en primer grado.

Estos acusados aterrorizaron a gente que solamente intentaba ganarse la vida y a un jovencito que estaba huyendo de un arma de fuego, quien murió accidentalmente por un oficial de policía que respondió. Ahora se enfrentan a las consecuencias por haber empezado esta trágica cadena de acontecimientos”, comentó el fiscal
Darcel D. Clark.

El 15 de octubre del año pasado, Christopher Dorsey, el otro ladrón implicados en el incidente en el que perdió la vida Cuevas, fue condenado a 10 años de cárcel tras declararse culpable por participar en el robo.

Cuevas, quien tan solo tenía 20 años, fue asesinado en la mañana del 7 de septiembre del 2012 mientras trataba de escapar de los ladrones. El agente de policía Ramsyh Bangaliel, creyó que era uno de los asaltantes y le disparó.

Los hechos ocurrieron en la bodega Aneurys Deli and Grocery, ubicada en el 1299 de Franklin Avenue, en el área de Morrisania, cuando los asaltantes enmascarados asaltaron el lugar con un arma descargada.

La familia de Cuevas sigue pidiendo que se haga justicia por su asesinato, pues hasta el momento el agente que acabó con la vida del joven no ha recibido ningún castigo.  También exigen que se tomen medidas disciplinarias contra el policía que disparó.

Los parientes del dominicano demandaron hace casi tres años a la Ciudad y al NYPD por $25 millones, con los que esperaban garatizar un futuro a la hija de Cuevas, Jaimie, de seis años.