Apuñalado en el metro: “Le pedí ayuda a la gente, pero salieron corriendo”

Este año ha habido 30 ataques con armas blancas en los trenes y el robo de aparatos electrónicos ha aumentado casi un 10%

Efraín Guamán se recupera en el hospital tras haber sido apuñalado en el tren
Efraín Guamán se recupera en el hospital tras haber sido apuñalado en el tren
Foto: El Diario

“Dame el teléfono o te apuñalo”, fue la frase que un ladrón le dijo a Efraín Guamán el viernes pasado cuando viajaba en el tren N desde Queens hacia Sunset Park, Brooklyn, donde lleva una década trabajando.

El hecho ocurrió hacia las 11:30 de la mañana en la estación Atlantic Avenue-Barclays Center cuando el sujeto, descrito como un joven de unos 18 años, con un tatuaje en el cuello, se le acercó a Guaman, y tras quitarle el aparato le enterró un cuchillo en el estómago y salió corriendo del tren.

Y aunque hoy el hombre de 30 años se recupera en el hospital New York Methodist, asegura que lo que más le dolió no fue la puñalada sino la indiferencia de otros pasajeros que al verlo tirado y sangrando no lo auxiliaron. Contrariamente, salieron a toda prisa del vagón.

“Le pedí ayuda a la gente que estaba ahí, pero salieron corriendo. Estaban asustados”, comentó el hombre, quien trabaja en una tienda de aparatos electrónicos.

“Nadie me ayudó”, dijo, tras agregar que la ambulancia tardó mucho tiempo en auxiliarlo. “Los de emergencias llegaron como 30 minutos después. No pensaba en nada. Solo en el dolor que sentía”, dijo.

“Todo pasó muy rápido. No sabía lo que estaba intentando hacerme”, comentó el padre soltero, quien tras recibir la puñalada tiró de la palanca de emergencia del vagón para detener el tren y pedir ayuda.

Este año se han registrado 30 ataques con armas blancas en los trenes, y aunque la cifra es bastante alarmante, Leslie Guamán, prima de Efraín, aseguró que nadie espera que la violencia esté tan cerca.  “Uno escucha cosas, pero uno no cree que pasen. Uno está en un lugar muy vulnerable (en el tren)”.

Al ser consultado sobre lo ocurrido, el Departamento de Policía de Nueva York no emitió ningún comentario y se limitó a decir que en lo que va corrido del año el número de robos en los trenes de aparatos electrónicos como celulares es de 94, casi un 10% más con respecto al mismo período del año pasado, donde la cifra fue de 87.

Efraín, quien tiene varios tubos en el cuerpo, aseguró que ya no se siente tranquilo de viajar en tren. “Antes no me daba miedo. Yo montaba en ese tren todo los días. Pero ahora si estoy asustado”.