Ley de Reforma del Sistema de Justicia Penal pasa a votación

El Concejo de Nueva York sancionará la legislación que entre otros aspectos busca que delitos menores se sancionen por la vía civil y no penal como es actualmente

 

El Concejo de la Ciudad votará este miércoles por la Ley de Reforma del Sistema de Justicia Penal (CJRA), un amplio paquete legislativo considerado crucial que pondrá a Nueva York a la vanguardia de la discusión sobre este tema a nivel nacional.

El pleno de ediles retomará el tema en sesión ordinaria luego de que la legislación CJRA fuera debatida en una audiencia en enero y posteriormente, la presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito, lo definiera como de primera prioridad  en su informe sobre la situación de la Ciudad de 2015.

El paquete legislativo CJRA está concebido para crear de forma proporcional más sanciones para determinados delitos menores de carácter no violento, entre los que se incluyen tener un envase abierto de alcohol en público, tirar basura, orinar en público, normas en los parques, ruido excesivo, entre otros.

De acuerdo a los patrocinadores del CJRA, estos delitos seguirán siendo ilegales, sin embargo, se establecerá que en adelante, el proceso y las penas que conlleven serán instruidos dentro del ámbito civil, en lugar de penal. En la actualidad, si bien todas estas infracciones tienen una opción de multa civil, en la práctica, la policía de Nueva York no está ejerciendo esta opción como lo hacen por ejemplo, cuando sancionan a quienes andan  en bicicleta en las acerar o se pasan los torniquetes del sistema de transporte sin pagar.

“Esta legislación es uno de los paquetes más amplios de reforma de la legislación de justicia penal que se haya aprobado jamás en la ciudad de Nueva York. La Ley de Reforma de la Justicia Penal va a seguir manteniendo  seguros a los neoyorquinos al tiempo que creará un sistema más justo y equitativo que garantice que las sanciones se ajusten al tipo de delito”, dijo en su oportunidad Mark-Viverito.

La presidenta del Concejo subrayó que durante mucho tiempo, el Sistema de Justicia Criminal de Nueva York ha sido disfuncional y es hora de solucionarlo.

“Esta legislación es la culminación de casi un año y medio de trabajo, agradezco al Comisionado Bratton y a la Policía de Nueva York, tanto como a la oficina de Justicia Criminal del Alcalde  por su colaboración”,  ratificó Mark-Viverito.

En la audiencia pública de enero en el Concejo, se habló de un verdadero colapso del sistema judicial. En la ciudad existen 1.5 millones de órdenes judiciales pendientes, la mayoría de ellas relacionadas con este tipo de delitos menores. El problema es que en un 38% de los casos, los involucrados no acuden a la citación y luego pueden terminar en la cárcel por esto y en consecuencia dañando sus posibilidades de encontrar empleo o vivienda.

La CJRA reducirá la pena de cárcel a 1 día por delitos menores, básicamente proporciona la opción de tiempo de servicio. Los datos indican que las penas de cárcel actualmente no se imponen más allá del tiempo servido para casos cubiertos por estos delitos. Se estima que anualmente la CJRA derivará más de 100.000 casos desde el sistema judicial penal al civil, y evitará la emisión de más de 50.000 órdenes  de arrestos cada año.

“Nadie debe ser procesado a través del sistema de justicia penal por cometer un delito menor o no violento”, dijo el concejal Rory I. Lancman, presidente del Comité de Tribunales y Servicios Legales.

Según Lancman, al cambiar estos cargos en el ámbito civil, se podrá mantener la ciudad segura y garantizar que los recursos del sistema de justicia penal se centren en la lucha contra la delincuencia real.

Entretanto, para Vanessa Gibson, presidente del Comité de Seguridad Pública del Concejo, la CJRA  da a la policía herramientas para hacer frente a delitos de bajo nivel como lo que realmente son.

“La CJRA representa el espíritu del Concejo en respaldo de la justicia, la dignidad y la equidad en el sistema de justicia criminal”,  dijo Gibson.

El concejal Mark Levine saludo las reformas y opinó que para que el sistema de justicia criminal sea verdaderamente justo, las sanciones que se impongan deben ser proporcionales a los delitos cometidos.

“Durante demasiado tiempo nuestras cárceles se han llenado de personas, muchas de ellos jóvenes de color,  que cometieron infracciones leves o no podían permitirse el lujo de pagar la fianza. Esto no nos hace más seguros, en lugar de esto tenemos que ayudar a nuestros jóvenes en las comunidades y no estigmatizarlos penalmente”, aseveró Levine.

El paquete legislativo CJRA consiste de ocho capítulos que se aprobaron después de extensas discusiones entre el Concejo de la Ciudad de Nueva York, la Oficina de Justicia Criminal del Alcalde, el NYPD, el Departamento de Parques y la Oficina de Audiencias Administrativas y Tribunales  (OATH).