Lou Correa:  la victoria de Hillary Clinton y demás demócratas no está asegurada

El precandidato disputa junto a otros dos demócratas y un puñado de republicanos el escaño que dejará vacante por el distrito 46 de California la legisladora Loretta Sánchez, quien aspira al Senado

El exsenador estatal de California, Lou Correa, ha recaudado millonarias donaciones y lidera en las encuestas en su lucha por el escaño que dejará libre la congresista Loretta Sánchez, pero este lunes advirtió de que ni él ni la aspirante presidencial demócrata, Hillary Clinton, tienen asegurada la victoria.

En entrevista con este diario, Correa quiso remachar el mensaje de que, tanto en las primarias del próximo 7 de junio en California como en los comicios generales de noviembre,  la única garantía de una victoria demócrata será una alta participación de la base en las unas.

Según Correa, la de noviembre próximo será “una lucha política muy difícil”, y no descarta que Clinton incluso pueda perder frente al virtual candidato presidencial, Donald Trump.

“No confío en que ella va a ganar, creo que tendremos una tremenda guerra para lograrlo.  La gente tiene que dejar de pensar que ella va a ganar automáticamente, porque si siguen así no saldrán a votar y eso nos perjudica a todos los demócratas”, advirtió Correa.

Hace año y medio perdió la contienda por el puesto de supervisor por un puñado de votos, en un distrito latino, porque “la gente me decía, ´vas a ganar, no necesitamos salir a votar por ti´”, recordó Correa.

Ahora “lo que verdaderamente va a decidir quién gana es cuántos salen a votar; somos muy famosos por muchas cosas, también por no votar. La comunidad hispana me conoce, pero les suplico que salgan a votar, hay mucho en juego y creo que es una de las elecciones más importantes en los últimos 50 años”, subrayó.

Señaló que la presencia de Trump en un mítin político mañana en el Condado Orange, “es otra muestra de que quiere insuflar energía a sus tropas… no es momento de sentirse confiados”.

Hijo de inmigrantes mexicanos de Zacatecas, Correa, de 58 años, aseguró que siente “respeto” por los rivales demócratas y republicanos en la contienda por el escaño distrito 46, que abarca el diverso Condado Orange y donde los demócratas conforman el 47% del electorado, los republicanos el 27%, y un 22% no tiene preferencia partidista.

Correa, que se metió a la política hace 16 años motivado en parte por la retórica antiinmigrante del entonces gobernador californiano, Pete Wilson, enfatizó que su ventaja es que tiene una fuerte trayectoria y conocimiento del distrito: ha vivido allí durante 52 años,  y ha favorecido al 100% medidas que beneficien a la comunidad inmigrante,  incluyendo la emisión de licencias de conducir para indocumentados.

Cuando está frente a grupos de estudiantes, Correa suele contarles su historial como hijo de un padre que trabajaba en una fábrica y una madre que “limpiaba cuartos de hoteles”,  además de destacar su apoyo por ampliar el acceso a las oportunidades de educación, la reforma migratoria, y la creación de empleos.

“Les dijo que los entiendo porque sus padres ahora hacen lo que tuvieron que hacer mis padres hace 50 años para sobrevivir en este país”, dijo.

Lou Correa, de 57 años, perdió por 43 votos.
Lou Correa, de 57 años, perdió por 43 votos.

Sánchez dejará vacante el escaño por el distrito 46 en la Cámara de Representantes tras postularse al Senado, y Correa lo disputará frente a los demócratas Joe Dunn, también exsenador estatal, y Bao Nguyen, alcalde de Garden Grove y de origen vietnamita.

Entre los aspirantes republicanos figuran la concejal de Irvine City, Lynn Schott; Bob Peterson, comandante de policía de la oficina del Sheriff del Condado Orange, Rudy Gaona y Louie Contreras, aunque también hay precandidatos sin afiliación política.

Una encuesta divulgada la semana pasada, realizada en diciembre por Fairbank, Maslin, Maullin, Metz & Associates,  puso a Correa con una ventaja de casi 30 puntos sobre su rival más cercano,  aunque un 33% de los votantes se manifestó “Indeciso”.

Ni el Partido Demócrata de California ni la propia Sánchez han querido ofrecer un espaldarazo a ninguno de los candidatos en liza.

Correa sí ha recibido el espaldarazo de influyentes líderes demócratas y grupos estatales, además de sindicatos, organizaciones policiales y empresariales, pero rechaza un tono triunfalista, máxime cuando las primarias del 7 de junio determinarán quiénes pasarán a la recta final en noviembre próximo.