Demos el primer paso

Demos el primer paso
Las latinas tienen la tasa más alta de intentos de suicidio entre las jóvenes del país. /ARCHIVO

¿Se imaginan lo que es perder ambos padres y tres hermanos en seis meses?

¿O lo que significa perder a un hijo de 12 años en un accidente automovilístico justo antes de la Navidad, o perder a su pareja después de 30 años de matrimonio?

Bueno, todo eso le ocurrió a mi madre, y para ella fue devastador.

Hay un dicho popular que reza: Lo que no te mata te hace más fuerte. En muchos casos, esto es verdad —pero en otros, lo que no te mata simplemente te destroza. Tras una vida de sufrimiento, mi madre finalmente quedó destrozada.

Una depresión profunda la arropó, y nunca se recuperó por completo. Para mí fue increíblemente difícil ver a aquella mujer tan fuerte y llena de vida perderlo todo.

¿Quieren saber por qué estoy compartiendo una historia tan personal? Porque estamos en el Mes de concientización de las enfermedades mentales, y sé que muchos neoyorquinos también han perdido su alegría de vivir.

Este es un tema del que nadie habla, especialmente entre los latinos y comunidades de color. A menudo lo vemos como señal de debilidad. No queremos que se nos tilde de locos; la ropa sucia se lava en casa.

El estigma es tan poderoso que muchos sufren en silencio sin pedir ayuda, y ese silencio nos afecta a todos.

La National Alliance on Mental Health nos dice que la ansiedad, la depresión, el estrés postraumático y el alcoholismo son comunes entre los latinos. Sin embargo, sólo 36% de nuestra gente con depresión recibe atención médica, comparado con 60% de los anglosajones, y las latinas tienen la tasa más alta de intentos de suicidio entre las jóvenes del país.

Cada año, 1 de cada 5 neoyorquinos padece un trastorno de salud mental. No podemos seguir ignorando este problema.

Si usted tiene un problema cardíaco, no dudaría en tomar su medicina, ¿no? Pues el cerebro también es un órgano esencial. Si está enfermo, no dude en tomar su medicina y buscar ayuda o terapia.

Tenemos ayuda disponible para usted.

La primera dama Chirlane McCray lanzó recientemente la iniciativa ThriveNYC para cambiar nuestra forma de enfrentar y hablar sobre las enfermedades mentales.

Es posible que ustedes hayan visto los anuncios de la campaña “Hoy vivo mejor” en televisión, los diarios, redes sociales, metros o autobuses.

Queremos que la gente hable sobre las enfermedades mentales, que dejen a un lado las actitudes negativas y ayude a otros a recibir atención.

Los programas de ThriveNYC llegarán a cada comunidad de nuestra ciudad. Ustedes oirán hablar de ellos en los hospitales, iglesias y escuelas de sus hijos, porque los problemas de salud mental no son “de otros” —son de todos.

Si no le afectan a usted, es posible que conozca a alguien afectado, una madre que se siente abrumada, un abuelo que se siente solo, un pariente que nunca sale de casa.

A veces hay que ser valiente por la familia y los amigos. Y a veces eso significa conseguirles ayuda aunque pueda parecer inconveniente.

Sé que no es fácil. Mi mamá rechazaba las medicinas con frecuencia, y para mi familia fue muy difícil ayudarla. Pero nosotros amamos a nuestra madre, y creo que hicimos lo que debíamos hacer, una batalla que valió la pena.

Visiten www.nyc.gov/ThriveNYC, donde podrán inscribirse en los primeros cursos para aprender a ayudar a las personas que sufren problemas de salud mental.

Las enfermedades mentales se pueden tratar.

Ojalá tengan el coraje de dar ese primer paso, por ustedes mismos o por un ser querido que ustedes saben que lo necesita.

-La Dra. Herminia Palacio es la vicealcaldesa de salud y servicios humanos.