Los latinos necesitan opciones al final de la vida

Nosotros, junto a nuestros familiares y seres queridos, somos los únicos que podemos decidir cómo queremos morir.

Las conversaciones sobre el final de la vida no son el tema favorito de los latinos, una comunidad que a menudo tiene tasas muy altas de enfermedad, que pocas veces completa un formulario de Directiva Anticipada o habla sobre la intervención médica con sus seres queridos.

Los latinos, el grupo etnico de más rápido crecimiento en Estados Unidos, es también la menos propensa – en comparación con los estadounidenses-, a utilizar los servicios paliativos, aunque no hay evidencia que la necesidad del servicio sea realmente mayor, de acuerdo con un reporte publicado por la American Hospice Association.

Pero estas disparidades que impactan a la comunidad latina son algo que podríamos controlar, si le comunicáramos a nuestros doctores si queremos ser mantenidos con vida con tratamientos agresivos cuando estemos muy enfermos para expresarnos por nosotros mismos.

Compassion & Choices ofrece una variedad de herramientas para ayudarnos a administrar el cuidado de salud a final de la vida.

Es importante saber que nuestros médicos, enfermeras, trabajadores sociales, asistentes y capellanes están aquí para servirnos y asegurarse que recibimos el cuidado que queremos. Y aun que ellos nos dan recomendaciones y opciones para el plan de cuidado, nosotros, junto a nuestros familiares y seres queridos, somos los únicos que podemos decidir cómo queremos morir.

También tenemos la opción de elegir el cuidado paliativo, que involucra a un equipo especializado en el cuidado médico, el control del dolor, y el apoyo emocional y espiritual para personas con enfermedades terminales y sus seres queridos.

Los cuidados paliativos se ofrecen rutinariamente a las personas que sufren de dolor, pero son un componente especialmente crítico en la atención al final de la vida.

Además, tenemos la opción de rechazar cualquier cuidado médico, que en dado caso sólo extendería el proceso de morir.

Por último, algunas personas pueden decidir que ya han tenido suficiente, y que quieren evitar el dolor y el sufrimiento asociado a una muerte prolongada.

Hay varias opciones para una muerte pacífica, y cinco estados – California, Montana, Oregon, Vermont y Washington – -autorizan toda una gama de opciones para las personas con una enfermedad terminal y un pronóstico de vida de seis meses o menos, incluyendo cuidados paliativos y asistencia médica para morir

Los latinos somos únicos. Pero no somos diferentes a otros al final de la vida. Todos vamos a morir, aunque no siempre sea de la manera en que queremos.