¿Quiere ser más productivo? Trabaje menos horas

En Suecia están experimentando con horarios reducidos por la misma paga
¿Quiere ser más productivo? Trabaje menos horas
Un estudio certifica que trabajar más de 25 horas es una pérdida de tiempo./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Trabajar mucho no es igual que trabajar productivamente o mejor. Y la diferencia es crucial. Aunque estas no son noticias que quieran oir los trabajadores que cobran por horas, lo cierto es que hay un punto en el que se pierde la motivación, la concentración y la efectividad del trabajo.

Un estudio publicado este año por economistas de la Universidad de Melbourne, ha analizado a trabajadores mayores de 40 años en Australia y viendo los resultados sobre la atención, la memoria y la disfuncional cerebral, ha determinado que entre 25 y 30 horas por semana para los hombres y de 22 a 27 para las mujeres tienen un efecto positivo en su capacidad cognitiva. Una vez que se pasa esas barreras, el funcionamiento decae.

Mucho trabajo tiene efectos adversos. Con una semana laboral de 25 horas, es posible pues ser igual de productivo.

El informe del otro lado del mundo no es único. La Organización para Cooperación Económica y Desarrollo, OCDE, ha estudiado las horas trabajadas per capita en cada país entre 1990 y 2012 y las ha puesto en relación con el crecimiento del PIB por hora trabajada. El resultado es que la productividad no decase si se trabajan menos horas. Alemania que tiene una de las semanas laborales más cortas del mundo (a lo que se añaden más de tres semanas de vacaciones al año) es el cuarto país más productivo, por detrás de Suiza, Singapur y EEUU (por este orden). Holanda y Suecia con muchas menos horas trabajadas también están en el top 10 de este ranking que elabora el World Economic Forum.

Suiza es uno de los países donde menos horas se trabajan, según la OCDE, y Suecia tiene en marcha un experimento en el que algunos sectores y empresas están empezando a reducir las horas de trabajo de ocho a seis diarias a cambio del mismo salario.

El hecho de que la automatización, el trabajo descentralizado (en ciertas ocupaciones) y la flexibilidad ayudan a que se gestionen mejor las horas de labor, que finalmente es lo que tiene mayor interés para los empresarios, los trabajadores y para el país. La capacidad de marcarse los ritmos de forma personal pero sobre todo de retomar la energía que se pierde con horas de trabajo que además son más propensas a ser perdidas (procastination), es un activo a considerar, dada la evidencia.