Día a día llegan africanos a México para pedir asilo en EEUU

Huyen del hambre y la guerra y las dictaduras corruptas e intolerantes de sus países
Día a día llegan africanos a México para pedir asilo en EEUU
Foto: Facebook

MÉXICO – Unos se van y otros entran. Alrededor de 15 migrantes africanos que salen diariamente de la casa del Migrante Madre Assunta, en Tijuana, para entregarse a las autoridades estadounidenses, se suplen inmediatamente por otro tanto que llega a la ciudad fronteriza con la esperanza de ser aceptados como víctimas en sus respectivos países.

Provienen de Ghana, Eritrea, Guinea, Angola, Etiopía y El Congo. Huyen del hambre y la guerra y las dictaduras corruptas e intolerantes de sus países sumergidos en conflictos durante décadas y quieren lo mismo que otros migrantes de la región: vivir en Estados Unidos donde ganan más dinero y se sienten más seguros.

Cálculos de la prensa local suman entre 600 y 800 migrantes procedentes de África varados en los diversos refugios aledaños a la garita de San Ysidro, pero según estas casas podrían ser mucho más. “Sólo en Madre Assunta estamos dando refugio a 150”, precisa Leticia Gutiérrez, rectora general de Scalabrinianas Misión para Migrantes y Refugiados (SMR).

Desde mediados de mayo pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) confirmó que estaba analizando las solicitudes de asilo caso por caso.

Lee también: La crisis de los migrantes en Bangladesh también pasa por México

De 2012 a 2016 el cruce de migrantes africanos por México ha tenido un incremento del 400%, según reportes de las detenciones registradas por el Instituto Nacional de Migración (INM): pasaron de 545 personas deportadas en 2012 a 2,045 en 2015 y tan solo entre enero y abril de 2016 la estadística suma 1,552.

Más de la mitad de los africanos detenidos y devueltos por el INM son originarios de Somalia que actualmente vive un brote mortal de fiebre amarilla con alrededor de 150,000 muertos y de Guinea, un país envuelto en una crisis política por la dictadura de Teodoro Obiang que gobierna con mano dura para la población y mano suelta para sus bolsillos.

Los encargados de las casas de migrantes en México que han acogido a africanos no han logrado detectar una red de tráfico de indocumentados o un modus operandi. “Al parecer no están llegando en grupo o, al menos, no se ha detectado a algún traficante que los guíe”, observa Leticia Gutiérrez.

El sacerdote Alejandro Solalinde, fundador de la Casa del Migrante Nuestros Hermanos en el Camino, en Oaxaca, coincide con esta observación. “Por acá (el sur) llegan solos”, dice. “Pero es difícil saber cómo operan esas redes porque los migrantes que entrevistamos en los refugios no se pueden comunicar, apenas alguno que otro habla inglés, y lo poco que sabemos es que llegan por Ecuador”.

Ecuador es el único país en América que eliminó el requisito de visas para ciudadanos de todo el mundo para convertirse en la puerta abierta para la migración indocumentada internacional, la mayoría controlada por mafias organizadas.

LOS OTROS QUE BUSCAN REFUGIO

A la crisis de refugiados africanos se suman en Tijuana otros grupos vulnerables como centroamericanos y mexicanos procedentes de Michoacán y Guerrero que quieren aprovechar la apertura de Estados Unidos en el tema sin saber los requisitos básicos, advirtió la Coalición Pro Defensa del Migrante.

“Llegan con información completamente distorsionada sobre el proceso de solicitud de asilo, sin saber que debe confirmar que hay un peligro o agresión directa contra una persona y no contra una comunidad”, observó Patrick Murphy en un comunicado de la Casa del Migrante de Tijuana.