Las minorías serán la mayoría laboral en 16 años

Los latinos (hombres y mujeres) serán dominantes en este grupo
Las minorías serán la mayoría laboral en 16 años
En 2021 los menores de 34 años de diversas razas y etnias ya serán más numerosos que la clase obrera blanca de igual edad./Shutterstock
Foto: Shutterstock

La oficina del censo calculó que las minorías de EEUU serían mayoría, sustituyendo a las personas de raza blanca, en 2043. El cambio entre la clase trabajadora será mucho antes, en apenas 16 años.

Según la economista Valerie Wilson, del Instituto de Política Económica (EPI, en sus siglas en inglés), esta clase — definida como las personas sin licenciatura en el mercado laboral–, estará compuesta mayoritariamente por latinos, afroamericanos, asiáticos y personas de otros orígenes étnicos en 2032. Serán los hombres, y en particular las personas de origen latino, los más numerosos dentro de esta diversa mayoría. Pese a que las mujeres no sean las más numerosas en esta franja laboral, las latinas serán la mayoría de ellas.

mano obra (1)

Aunque desde una parte del electorado se esté pendiente de la promesa de un muro en la frontera sur del país, la ola de mayor diversidad ya ha comenzado a formarse. Según proyecciones del departamento de Educación, desde el curso 2014-2015 los niños de color eran más numerosos que los blancos en los colegios públicos en educación primaria y secundaria. El Censo ya verifica que la mayoría de los niños menores de cinco años en los colegios públicos no son blancos sino que pertenecen a una multitud de razas y etnias. Mientras, la población blanca no latina está envejeciendo.

La clase trabajadora es la más numerosa del país. En 2013 era el 66.1% de toda la población activa civil y para 2032 se espera que englobe al 57.8% de la población. En el 2021 (en apenas cinco años) los trabajadores con edades comprendidas entre los 25 y 34 serán los primeros en cambiar definitivamente el color de esta fuerza laboral.

Para Wilson el cambio demográfico unido a la trayectoriaa la baja económica que está teniendo la clase trabajadora, “va a tener un fuerte impacto en la economía americana, la política y la infraestructura social”. El problema es que es justamente esta parte de la población activa, sin excepciones de raza o entnia, la que más está sufriendo desde hace décadas el estancamiento salarial y la que se ha quedado en el lado más vulnerable de la brecha social. El EPI es un instituto de investigación de corte progresista.

Desde 1979 el crecimiento del salario por horas para esta categoría de trabajadores principalmente se ha quedado muy por detrás de la productividad. El promedio de slarios de hombres de todas las razas, incluida la blanca han caído desde entonces pero son los latinos quienes han registrado las pérdidas más grandes. En el caso de las mujeres, su paga se ha ido incrementando pero de nuevo ha sido la de las latinas la que menos ha subido de todas.

Desde el punto de vista de Wilson no es casual que el porcentaje de trabajadores cubiertos por contrato colectivo negociado por un sindicato haya caído del 26% en 1970 al 7.4% en 2014. Los latinos son los que más baja afiliación tienen.

Esta economista cree que con esta transición de los trabajadores a ser mayoritariamente de color la desigualdad de clase y de raza será cada vez más difícil de distinguir.

Wilson lamenta que la mayoría de niños afroamericanos y latinos entran en colegios  muy segregados en los que la mitad de los estudiantes viven en la pobreza y progresan menos. “Es imperativo que la nación invierta en más en el futuro de la fuerza laboral para proveer de educación con alta calidad a todos los niños”. Esta economista considera que la desinversión de dólares públicos en la educación superior haya resultado en un sistema basado en el libre mercado que ha dado lugar a fuerte aumentos de precio para la formación académica. “La Universidad es menos asequible para familias con recursos limitados”.

No obstante, desde EPI, Wilson añade que actualmente hay una evidente desigualdad independientemente de la educación porque  según cifras oficiales los trabajadores negros con más educación sufren más el desempleo que sus pares blancos. “Eso simplemente significa que dar más educación a la gente no remedia la disparidad racial en el empleo”.  Wilson no solo defiende una mejor educación para todos, ella apuesta por “una reforma estructural audaz”.

Retos

Esta reforma estructural pasa por

  • Una política encaminada al pleno empleo
  • Paridad de salarios por similar trabajo.
  • Educación infantil universal y de alta calidad.
  • Mas fuerza en las negociaciones contratos colectivos
  • Salarios mínimos más altos
  • Protección a los derechos de los votantes
  • Reforma en los sistemas de inmigración y justicia criminal.