Comparte en redes fotos de su embarazo y terminan en un sitio muy “sucio”

Cuando esta mujer supo dónde se encontraban las imágenes, decidió alertar a otras madres
Comparte en redes fotos de su embarazo y terminan en un sitio muy “sucio”
Foto: (The Shutupmeg Blog)

Cuando publicamos una foto en redes, a veces, perdemos de vista el alcance que puede tener la imagen. Nunca sabremos cuántas personas la pueden llegan a ver; menos quiénes se han apropiado de la instantánea.

Desde el 2014, a la bloguera australiana Meg Ireland le quedó muy claro que los resultados de publicar una imagen pueden ser muy riesgosos.

Para esa fecha, la mujer estaba embarazada de su hija más pequeña y quiso compartir en el ciberespacio una imagen de su vientre.

Ireland publicó algunas fotos de su panza en un grupo que reunía a mujeres embarazadas,  sin imaginar el lugar donde terminarían.

Las fotos fueron incluidas en un sitio porno para asiduos a mujeres embarazadas.

“Hace tiempo las fotos de mi vientre se hicieron virales, y no fue precisamente por una buena causa. La foto de mi vientre junto con otras 15 imágenes terminaron en un sitio online de “cyesolagnia”, escribió en un mensaje en sus cuentas de Facebook e Instagram.

“Cuando veo que tantas mujeres publican fotos de su vientre, solo puedo suspirar y confiar en que no caerán en las manos equivocadas”, agregó la madre quien a través de su blog The Shutupmeg buscar orientar a las mujeres para que no se conviertan en presa de los pervertidos.

“¡No deberíamos tener que preocuparnos porque nos roben nuestras fotos pero, por desgracia, pasa TODO EL TIEMPO!”, indicó.

La bloguera también cuestionó el hecho de que algunas personas la responsabilicen a ella por las fotos robados.

“La gente me decía que la responsabilidad era solo mía pues había publicado ‘fotos personales’ y que era mi culpa, a pesar de que en aquel momento mi perfil era privado. Yo lo veo desde otro punto de vista. No me importa que alguien tome una foto de mi perfil para mostrársela a otra persona, pero lo que hicieron con mi foto me revolvió el estómago”, argumentó Ireland, quien sospecha que alguno de los miembros del grupo en la red se apropió de las fotos.

“¿Por qué  tengo que sentarme y preocuparme  sobre esto cuando suba una foto en mis cuentas de redes sociales?”, añadió.