Hell’s Kitchen, un barrio lleno de orgullo

Con motivo de la celebración del Desfile del Orgullo Gay recorremos este vecindario de Manhattan, que se ha convertido en el nuevo núcleo LGTB de Nueva York
Hell’s Kitchen, un barrio lleno de orgullo
Muchas banderas arcoiris ondean por las calles de Hell's Kitchen. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

Ya hay quien lo llama Gay’s Kitchen, un nuevo apodo bien justificado porque Hell’s Kitchen se está convirtiendo -si no lo ha hecho ya- en el nuevo barrio de moda de la comunidad LGTB.

Del West Village pasó a Chelsea y de Chelsea a este vecindario que también responde a los nombres de Clinton o Midtown West; Hell’s Kitchen ha tomado el relevo como núcleo gay de Manhattan, transformando un área que, según nos cuentan los que allí viven y trabajan, hace apenas diez años era muy diferente.

La transformación es especialmente notable en la 9ª Avenida, sobre todo desde la calle 42 a la 57. Estos 15 bloques dan fe de un cambio que ha mejorado “la vibra” de la zona.

Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Una bandera gay ondea en la 9ª Avenida, en Hell’s Kitchen. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

LEA TAMBIÉN: Hell’s Kitchen, más cielo que infierno

“Este área está cambiando sin lugar a dudas. Se está convirtiendo en el ‘hotspot’ de la comunidad gay. Chealsea todavía es muy importante pero muchos sitios han cerrado así que yo creo que Hell’s Kitchen es ahora lo que Chealsea fue hace unos años. Yo trabajo aquí, pero también vengo a menudo para salir por la noche porque me gusta el ambiente. Es ‘trendy‘ y hay buenos sitios para beber y bailar”, nos contaba Nick, que trabaja en el restaurante mexicano El Centro.

Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
El restaurante mexicano El Centro está en el 824 9th Ave. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Los tacos de El Centro. Mariela Lombard/El Diario NY.
Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Poniendo a punto el escaparate del Universal Gear, en el 715 9th Ave. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

Camino al norte

Silvia Pesant  lleva 57 años en Nueva York, a donde se mudó desde La Habana. Se instaló en Hell’s Kitchen y aquí formó una familia. Hablamos con ella en la botánica de la calle 54, un punto legendario para la comunidad latina del barrio. Ella nos explicó que el movimiento gay ha experimentado algo muy común en Nueva York: se ha mudado al norte en busca de lugares más asequibles.

“¡Chinos en Harlem! ¿Cuándo se ha visto eso? Pues aquí pasó lo mismo. Los gays que vivían más abajo de la calle 34 se vinieron aquí porque era un poco más barato. Ahora muchos de los comercios del barrio son para gente gay, yo creo que ya hay más que en Chelsea, y es por la renta porque allí ha subido muchísimo y aquí todavía es más accesible, pero ya verás, ya está subiendo mucho y dentro de poco esto va a ser imposible de pagar”, nos dijo Silvia.

Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Silvia nos contó que hay algo que no ha cambiado en el barrio: el movimiento constante y las multitudes. “Tendrías que ver la cantidad de gente que hay en las barras por la noche. ¡Hay filas enormes! Los restaurantes se llenan porque aquí viene mucha gente a pasarla bien”.
Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Hell’s Kitchen se prepara para el fin de semana del Desfile del Orgullo Gay. Mariela Lombard/El Diario NY.

Si bien hace unos años Hell’s Kitchen era principalmente conocido por su cultura irlandesa, a la que se le añadieron olas boricuas, la gentrificación acabó causando estragos y muchos de sus vecinos originales se vieron obligados a marcharse del barrio. Sin embargo, aún quedan habitantes que se han hecho mayores con los edificios de ladrillo que conforman el vecindario y que se han adaptado a los nuevos tiempo, a los nuevos comercios y al nuevo público.

Hablamos con Katy García, de El Salvador, y Elena Cruz, mexicana, cuando ambas paseaban por la calle 52. Katy, que lleva alrededor de 10 años viviendo en Hell’s Kitchen nos confesó que ella cree que en el barrio todavía se vive con inseguridad, consecuencia de lo peligroso que fue años atrás. “Yo creo que ha cambiado en los comercios pero sigue habiendo algo que se nota en todo Nueva York, da igual que sea de El Bronx, Brooklyn… hay zonas peligrosas”.

Sin embargo, Elena fue más positiva. “A mí me gustan mucho estas calles. Hay mucho movimiento, mucha gente homosexual, pero yo ya estoy acostumbrada y me parece muy bien, no tengo ningún prejuicio como otras personas”.

Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Elena Cruz vive en El Bronx pero pasea todos los días por Hell’s Kitchen, donde trabaja cuidando de personas mayores. Foto: Mariela Lombard
Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Posh es uno de los bares gays más legendarios de Hell’s Kitchen. En el 405 de la calle 51. Foto: Mariela Lombard.
Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Muchos de los vecinos nos comentaron que, aunque el barrio ha cambiado, hay algo que sigue igual: el movimiento constante de gente. Foto: Mariela Lombard.

Un barrio del que sentirte orgulloso

Si hay alguien que ha visto y experimentado esta paulatina transformación a Gay’s Kitchen es Pedro Alvarado. Este venezolano llegó a NYC hace 16 años y desde hace 10 trabaja en Barrage, un bar gay “de barrio”, conocido por todos los vecinos.

Pregunta: ¿Cómo de palpable es el cambio de Hell’s Kitchen en los últimos años? 

Pedro Alvarado: “Es enorme. En los años 80 este barrio era muy peligroso y como a partir del 2000, con la apertura de nuevos comercios pequeños, la zona cambió y mejoró en muchos aspectos. Se convirtió en una zona más segura y más rica. La comunidad gay llegó más o menos por esa fecha. Cuando se empezaron a cerrar los locales de la calle 14 a la 23 -sitios pequeños e icónicos para la comunidad LGTB- muchos fueron buscando rentas más bajas y se instalaron aquí”.

Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Pedro Alvarado es el mánager del bar Barrage, en el 401 W de la calle 47. Allí hablamos con él. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

P: ¿Qué factores han hecho de Hell’s Kitchen lo que es hoy en día?

PA: “A parte del costo y el desplazamiento de la comunidad gay en busca de una zona más barata, hay un factor geográfico. Este barrio está a muy pocas cuadras de Broadway y aquí han venido muchos jóvenes con grandes sueños, artistas que necesitan estar cerca de la zona de teatros y de los promotores que se mueven por aquí… La juventud talentosa vino de todas partes del mundo a esta zona y acabó creando lo que es hoy el vecindario. ¡No te puedes imaginar a la cantidad de gente maravillosa, con vidas increíbles, que he conocido yo aquí en el bar!”.

P: ¿Ha habido buena adaptación entre los vecinos nuevos y los de toda la vida?

PA: “Mira, yo creo que más que la cantidad de sitios nuevos, lo que da valor al barrio es la calidad de la gente que vive y que viene acá. En estas calles se ha instalado gente joven que trae nuevos aires y los vecinos de toda la vida, muchos viejitos, los han recibido con los brazos abiertos. Yo creo que los residentes se sienten más orgullosos ahora del barrio por cómo ha avanzado. A este bar han entrado señoras mayores, nacidas y crecidas aquí, para felicitarnos por ser un bar pacífico, que no causa problemas y que une a la gente”.

Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Pedro nos explicó que no es que Hell’s Kitchen sea un barrio nocturno, sino que es “de 24 horas”. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.

Efecto llamada

Pedro también nos explicó cómo la llegada de la comunidad gay ha servido como “efecto llamada” para nuevos habitantes, emprendedores o gente que, simplemente, quiere pasarlo bien.

PA: “En 10 años hemos pasado de dos bares a más de 16 sitios gays y eso hace que la comunidad tenga más oportunidades para salir, pasarlo bien, compartir experiencias, conocer gente y ser quienes somos. Además, Hell’s Kitchen tiene algo curioso y es está entre Times Square y el río así que en unas pocas cuadras tienes un ambiente completamente diferente que ofrece el plan perfecto: vas a Broadway, ves un show, a la salida te tomas un trago en la novena avenida y para terminar la noche das un paseo por la orilla del río. Tres calles con tres ambientes diferentes”.

P: Después de la tragedia ocurrida en Orlando, ¿va a ser el desfile del Orgullo Gay de este domingo especial?

PA: “Estoy seguro de que se va a unir a toda la comunidad. La marcha del Orgullo es una fiesta especial, no sólo por el ambiente que se crea de unión y de gente feliz, sino porque es una celebración que por definición es pacífica, es lo que nos caracteriza. A mí aún me cuesta asimilar lo sucedido en Orlando, es inevitable identificarse pero no podemos vivir con miedo u ocultándonos porque de eso depende nuestra felicidad. Estoy seguro de que va a ser una expresión de valor y vamos a salir a disfrutar de lo que somos sin ningún miedo. Va a ser inolvidable”.

Nuestros Barrios - Hell's Kitchen durante la semana Gay. Photo Credito Mariela Lombard/El Diario NY.
Pedro Alvarado, durante nuestra charla en Barage. Foto: Mariela Lombard.

Cómo llegar

  • Bus: Varios autobuses recorren el barrio, los más frecuentes son el M11, M12, M50 y M42. Port Authority Bus Terminal está en la 8ª Ave, con la 42.
  • Metro: Líneas A, C o E hasta Penn Station o Port Authority.