El tiroteo de Orlando y la violencia doméstica

El tiroteo de Orlando y la violencia doméstica
Según un reporte de la página web ThinkProgress, 40% de los autores de los tiroteos de masa entre el 2009 y el 2012, comenzaron agrediendo a sus novias, esposas o ex-esposas. /ARCHIVO
Foto: EFE

VIP se solidariza con las familias, los seres queridos y la comunidad afectada por los eventos en Orlando. A medida que vamos asimilando esta reciente masacre, los medios de comunicación comienzan a desenredar la historia detrás de la tragedia. Los detalles seguramente quedarán sin aclarar y mientras hacemos duelo el país trata de encontrar respuestas para entender este horrible evento. Pero debemos estar muy atentos a las respuestas que aceptamos y las preguntas que se están dejando fuera del relato.

Detrás de este tiroteo y de muchos otros que han sucedido en este país, hay una historia con la que desgraciadamente estamos familiarizados; y es que el asesino tiene un historial de violencia doméstica. En el caso de Omar Mateen, su ex-esposa ha declarado haberse separado de él debido al maltrato físico y emocional. Su esposa actual no ha dado declaraciones públicas pero los medios de comunicación no han dudado en sugerir que al no denunciar a Mateen, ella también es responsable de las vidas perdidas. Esto no es más que reminiscencia de las frases que a menudo escuchamos y que buscan culpabilizar a la víctima de violencia doméstica: ¿Y por qué no lo dejó? ¿Por qué no se lo dijo a nadie? Estas preguntas pasan por alto el hecho de que la agresión, el miedo y el aislamiento están íntimamente asociados a la violencia doméstica. Según un reporte de la página web ThinkProgress, 40% de los autores de los tiroteos de masa entre el 2009 y el 2012, comenzaron agrediendo a sus novias, esposas o ex-esposas. Debemos empezar a tomar muy en serio el problema de la violencia de género y la cultura que la apoya, de lo contrario seguiremos ignorando la relación entre ésta y los tiroteos en masa.

Debemos también tener muy presente que este ataque se da contra una comunidad marginada. Como ha dicho una de nuestras consejeras, Jennifer Ruiz Díaz, “VIP es una organización latin@ que aboga por los derechos de nuestra comunidad. La noche que el asesino escogió para atacar el bar se celebraba una fiesta latina, a la que asistía frecuentemente la comunidad de color y LGBTQI.

Esta fiesta era probablemente uno de los pocos lugares donde esa comunidad podía sentirse segura. Las personas que han muerto son nuestros clientes, esos clientes que diariamente enfrentan la discriminación en la calle, en las políticas públicas, a la hora de buscar vivienda, empleo o regularizar su estatus migratorio. Guardar silencio es estar de acuerdo en que esas personas que han muerto son desechables y no merecen el derecho a vivir”.

Es por esto que hacemos un llamado para mantenernos unidos, y juntos solidarizarnos con nuestra comunidad. Usar nuestro dolor, rabia, tristeza y frustración para crear espacios de sanación.

Llamamos tambien a los privilegiados a hacerse a un lado y oir a los marginados de siempre, la comunidad LGBTQI, las personas de color y las víctimas de violencia doméstica. Tenemos la oportunidad de alejarnos de la aceptación pasiva del odio y usar nuestro dolor para levantar la voz en contra de la misoginia, la homofobia, transfobia, islamofobia y racismo que vemos día a día en nuestra sociedad.

Si necesita ayuda, llame a nuestra línea telefónica (24 horas) de emergencia: 1800-664-5880.

-Cecilia Gastón es la directora ejecutiva de Violence  Intervention Program, Inc. (VIP)