Neoyorquinos opinarán sobre cámaras que usarán los policías

Realizarán una encuesta sobre el programa piloto que lanzará el NYPD en 20 cuarteles  

El NYPD está en proceso de adquirir unas 1,000 cámaras de video que los policías llevarán en sus uniformes.
El NYPD está en proceso de adquirir unas 1,000 cámaras de video que los policías llevarán en sus uniformes.
Foto: Getty Images

El Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) junto a Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York desarrolló una encuesta para conocer qué piensan los neoyorquinos sobre las cámaras de video corporales que los oficiales de policía empezarán a usar el próximo otoño, como parte de un programa piloto.

La encuesta de carácter anónimo, y que se puede acceder en internet, sondeará al público sobre la actuación del NYPD en las requisas, una vez que la polémica práctica conocida como Stop and Frisk fuera declarada inconstitucional en 2013 por el juez federal Shira Scheindlin, tras una demanda presentada por el Centro para los Derechos Constitucionales (CCR).

La táctica de requisa Stop and Frisk (parar y chequear) fue el centro de un intenso debate por parte de defensores de los Derechos Civiles de la ciudad de Nueva York, debido a que se estableció que se aplicaba principalmente a las minorías, los jóvenes LGBTQ y las personas sin hogar.

A la encuesta se puede acceder ingresando al enlace nypdbodycameras.org

El NYPD está en proceso de adquirir unas 1,000 cámaras de video que los policías llevarán en sus uniformes y se empezarán a usar al menos 20 cuarteles policiales de la ciudad.

CCR se pronuncia

“Es muy importante para el público, especialmente las comunidades que históricamente han sufrido los efectos de las prácticas discriminatorias Stop and Frisk de la Policía, que sus voces sean escuchadas por quienes implementan las políticas del NYPD. Esperamos que las comunidades de color en toda la ciudad busquen la encuesta en línea y envíen sus respuestas”, dijo Darius Charney, el abogado que lideró la demanda en representación del CCR.

“Animamos a aquellos que han sido afectados por las prácticas policiales discriminatorias de la Policía de Nueva York a participar en este estudio y compartan sus experiencias. Nadie sabe mejor qué reformas son necesarias que los que han sido víctimas de las requisas inconstitucionales Stop and Frisk de la Policía”, indicó el comunicado.

De acuerdo al CCR, cuantas más personas participen, más valioso será el resultado del estudio y mejores serán las posibilidades de que éste contribuya a mejoras sustanciales y duraderas en las prácticas policiales del NYPD.

Entre tanto, el subjefe de la oficina de Gestión de Riesgo del NYPD Matthew Pontillo señaló en un comunicado que la Policía tendrá en cuenta los resultados de la encuesta cuando termine el programa piloto con las cámaras corporales que usarán los oficiales.

“Hay mucha información y a la vez un montón de desinformación sobre las cámaras, por eso queremos darle la oportunidad al público para que den a conocer sus opiniones. Queremos saber lo que piensan sobre nuestra iniciativa de que los policías usen cámaras de video en el cuerpo”, reiteró Pontillo.

A los encuestados se les preguntará entre otras cosas, si acepta o está de acuerdo con que la Policía use cámaras corporales, si se sienten cómodos reportando un crimen a un policía con una cámara en el cuerpo y por cuánto tiempo el NYPD debe archivar los videos.

El CCR recordó que,  “el uso de cámaras de video corporales se incluyó entre las reformas impuestas por el tribunal en el caso que desafió con éxito las prácticas inconstitucionales, racialmente discriminatorias Stop and Frisk del NYPD. Las cámaras son sólo una parte de un extenso proceso de reforma que se basa en gran medida en las aportaciones de las comunidades afectadas. Mientras que la demanda ha terminado, las reformas están en marcha y el CCR se compromete a garantizar que las experiencias de las comunidades afectadas sean el centro en ese proceso”.

El CCR también recordó que el tribunal designó a un monitor para supervisar las reformas. Además de las reformas específicas, tales como cámaras de uso en el cuerpo, el tribunal ordenó un Proceso de Remediación Conjunto (JRP), que tiene por objeto solicitar la participación sustantiva de las comunidades directamente afectadas, así como otras partes interesadas, sobre las nuevas reformas del NYPD.