La bandera puertorriqueña está de luto y muchos no asumen el mensaje

¿Vandalismo o crítica social? Esa es la pregunta
La bandera puertorriqueña está de luto y muchos no asumen el mensaje
Algunos hicieron una analogía de la puerta con la "muerte" del Estado Libre Asociado.
Foto: (david.villafañe@gfrmedia.com)

SAN JUAN, Puerto Rico – La aparición pintada en blanco y negro de la bandera boricua que cubre la puerta de un edificio abandonado del Viejo San Juan, y que se había convertido en una parada obligatoria para los turistas, está siendo interpretada por muchos como una señal de “luto” por el estatus político de la isla.

“Puerto Rico esta tan mal que hasta le quitaron los colores de la bandera a la puerta de SJ para crear conciencia de lo jodíos que estamos”, decía hoy una puertorriqueña en Twitter, donde eran miles los comentarios sobre el incidente.

La sorpresa se desató el martes cuando se empezó a difundir por las redes sociales la imagen de esta icónica puerta teñida de blanco y negro, en lugar del azul, rojo y blanco de la “monoestrellada”.

Desde entonces, los memes y bromas no han parado de circular por las redes, pero también hay quienes se han tomado muy en serio este suceso y, lejos de verlo como una anécdota, lo entienden como un gesto muy gráfico del “luto” que se vive en la isla por la “muerte” del Estado Libre Asociado como estatus político de la isla.

“Asúmanlo: Estamos de luto”, “Eso es así! El Estado Libre Asociado murió hace mucho tiempo, pero ahora es que nos damos cuenta”, “El estatus está muerto”, se podía leer hoy en diversas redes sociales en alusión a la nueva apariencia de la bandera.

Y es que la pintada de la puerta, en la que ya era toda una tradición detenerse a tomarse una foto para dar muestra de que se estaba en Puerto Rico, ha ocurrido tan sólo unos días después de que el presidente de EE.UU., Barack Obama, convirtiera en ley con su firma el proyecto federal conocido por el acrónimo de “Promesa”.

Este proyecto pretende ayudar a la isla a superar la crisis económica en la que lleva sumida desde hace más de una década y paliar la falta de liquidez que ha forzado al Gobierno a dejar de pagar la deuda.

Para ello, además de dar un margen de unos meses al Gobierno local para reestructurar su deuda sin que los bonistas puedan demandarlo, impone una junta federal de control fiscal que se establecerá en los próximos meses y que supervisará la actividad gubernamental y sus finanzas.

La imposición de esta junta ha sido entienda en la isla como una clara muestra del espíritu colonial con el que Washington trata a San Juan, lo que se suma a varias decisiones recientes por parte del Tribunal Supremo federal que vienen a confirmar la negación por parte de EEUU de la soberanía judicial y legislativa de Puerto Rico.

Tras la iniciativa de “enlutar” la famosa “monoestrellada”, ha habido quien incluso ha propuesto que se dibuje directamente la bandera estadounidense sobre la puerta, mientras que hubo quien recordaba que “no es una simple puerta, la bandera representa nuestra isla y nuestra valiosa cultura, miles de turistas se retrataban ahí 24/7″.

“La nueva bandera va a la par con el Puerto Rico de hoy. Maduren jodios incultos”, añadía hoy alguien en Twitter sobre un debate en el que incluso intervino el presidente del partido gobernante y aspirante a gobernador, David Bernier, quien dijo este miércoles que se trata de “una expresión de pueblo”.

El ex secretario de Estado añadió que él también está “muy preocupado de lo que el país está viviendo, con el futuro de Puerto Rico, con el futuro de mis hijos y de los hijos e hijas de los demás puertorriqueños”.

Ante el tremendo revuelo que se ha montado por la nueva estética de la puerta, también se han suscitado críticas por parte de quienes no entienden tal “revolú”, como se dice en Puerto Rico, y han impulsado el hashtag #PeroQueNoPintenLaPuerta.

Así, hoy también se podían leer mensajes como “Que nos empujen un salario mínimo de $4.25 y que sigan cerrando escuelas #PeroQueNoPintenLaPuerta”; “Qué viva la colonia y que nos sigan pasando por la piedra, mientras calentamos las nalgas en el sofá #PeroQueNoPintenLaPuerta”; “Que le sigan quitando derechos a los trabajadores #PeroQueNoPintenLaPuerta”; o “Que sigan las injusticias, que siga la corrupción en el pueblo #PeroQueNoPintenLaPuerta”.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

En declaraciones a la emisora Radio Isla, una persona que dice ser custodio de la obra de arte, aunque no se identifica, explicó este miércoles que “la pintura no fue vandalizada”, sino que fue modificada por los propios artistas originales “como símbolo de duelo por la situación que atraviesa el país“.

Según dijo, los nuevos colores de la bandera responden al colapso de las tres ramas del poder, representadas en las tres franjas originalmente rojas de la banderapuertorriqueña y que ahora lucen negras. Las otras dos franjas blancas, explicó, representan al pueblo y se ha conservado su color como símbolo de esperanza.

(Por Mar Gonzalo)