Contra la violencia, participación y tolerancia

Todos debemos aportar nuestro grano de arena para poner fin al odio
Sigue a El Diario NY en Facebook
Contra la violencia, participación y tolerancia
Hay que poner un freno a la tensión racial.
Foto: EFE

La muerte de otros tres policías en la localidad de Baton Rouge en el estado de Louisiana ahonda tensiones raciales que pasan por uno de sus peores momentos en varias décadas y se suma a tristes eventos en los que la ley y el orden han sido duramente afectados.

Con estas muertes, el número de agentes de policías asesinados en tiroteos durante este año se eleva a 31, en un fenómeno que crece en lugar de detenerse.

Al mismo tiempo, las voces de quienes capitalizan profundas divisiones raciales parece no perder fuerza en plena campaña por la presidencia.

Reiteramos nuestro llamado para que desde los partidos resuene un mensaje de unidad por el beneficio de todos y condenamos a quienes aprovechan estos sucesos con el fin de ganar adeptos y votos en un ambiente enrarecido.

Al mismo tiempo, nos sumamos a quienes piden cordura y promueven soluciones razonables y pacíficas que den al traste con las intenciones de agitadores e intolerantes.

El inicio de las convenciones políticas, la republicana este lunes en Cleveland y la demócrata el próximo 25 en Filadelfia, debe ser el momento preciso para que la clase política tome por los cuernos el toro bravo de la los abusos policiales  y busque un camino que nos permita a todos recuperar la calma.

Nuestra participación como electores y miembros de esta sociedad no debe ser diferente a la de rechazar las actitudes vindicativas.

Pero también debe ser la de fortalecernos en nuestros principios de libertad y respeto hacia los demás.

No sirve de nada exigir una solución pronta “desde arriba” si nosotros mismos en nuestro diario quehacer no nos volvemos más tolerantes, menos violentos y nos deshacemos de prejuicios dañinos como el racismo que nos impiden avanzar como sociedad y como personas.

No podemos simplemente pedir por una sociedad mejor y no participar activamente en la construcción de un futuro para todos a través del respeto por las diferencias que son parte activa de esta gran nación.

Los problemas raciales han estado siempre al centro de las dinámicas sociales en Estados Unidos y solo ha sido gracias a los aportes de cientos y miles de personas comunes como nosotros como se han ganado espacios que hace poco tiempo eran tan solo una utopía.

Nuestro apoyo debe estar con las autoridades que hacen posible que el orden conduzca nuestro desarrollo pero también con la denuncia de actos de abuso en los que unos violentos quieren sentirse por encima de la ley. La ley es para todos y con mayor razón debe ser respetada por quienes están allí para hacerla cumplir.

¡Exijamos su respeto y respetemos a nuestros conciudadanos!