EEUU y Cuba cumplen un año de deshielo con múltiples retos por delante

Hay más comercio y más viajes a Cuba, pero el embargo sigue siendo una traba en la normalización de las relaciones, en momentos en que la isla se acerca peligrosamente a un declive económico.

WASHINGTON.- Un año después del deshielo entre EEUU y Cuba y la reanudación de sus relaciones diplomáticas, ambos países ahora gozan de un mayor intercambio comercial y de “pueblo a pueblo”, pero con el embargo como la eterna piedra en el zapato.

Hace exactamente un año, mañana miércoles, ambos países reanudaron sus relaciones diplomáticas con la reapertura de sus respectivas embajadas en Washington y La Habana, por primera vez en más de medio siglo debido a la política de aislamiento reforzada por la “Guerra Fría”.

Debido a la política de acercamiento de la Administración Obama –un esfuerzo que comenzó en 2009-, se han reanudado también los cruceros, compañías hoteleras preparan más proyectos en Cuba, y varias aerolíneas preparan vuelos directos a La Habana.

La bandera de Cuba fue izada este lunes frente a su embajada en Estados Unidos por primera vez en 54 años. En Miami hubo voces de repudio
La bandera de Cuba fue izada este lunes frente a su embajada en Estados Unidos por primera vez en 54 años. En Miami hubo voces de repudio. Foto: Getty

Aunque los viajes de turismo siguen prohibidos por EEUU, en la actualidad, los estadounidenses en 12 categorías pueden viajar a la isla para asuntos académicos, culturales, deportivos, humanitarios y religiosos, en el marco de los intercambios de “pueblo a pueblo” que fomenta la Administración Obama para lograr una mayor apertura política en Cuba.

“En el último año, se ha convertido algo perfectamente normal que (ciertos) estadounidenses viajen a Cuba y conozcan y aprendan de los cubanos. Ha sido bueno para las corporaciones que buscan ampliar negocios en la isla, y bueno para el interés nacional que nuestros diplomáticos trabajen con diplomáticos cubanos en búsqueda de soluciones”, dijo a este diario Sarah Stephens, directora ejecutiva del Centro para la Democracia en las Américas.

“¿Qué ha significado esto para los cubanos? Más contacto con estadounidenses, más acceso al internet, más empleos, y la oportunidad de vivir con  menos tensiones. La normalización no resolverá cada problema que enfrenta Cuba pero la antigua política sólo agravó esos problemas”, enfatizó Stephens.

NOTICIAS DE CUBA

Un coche pasa por delante del Four Points by Sheraton en La Habana.
Un coche pasa por delante del Four Points by Sheraton en La Habana, primer hotel administrado por una empresa de EEUU desde 1959. Foto: EFE

Retos por delante

El embargo, en pie desde 1962, es una “piedra en el zapato” en las relaciones bilaterales y es, cada vez más, blanco de críticas de empresarios estadounidenses en varios sectores de la economía, que buscan ampliar mercados a sus productos.

Este lunes se consumará uno de los momentos más simbólicos del histórico acuerdo. foto: EFE
Este lunes se consumará uno de los momentos más simbólicos del histórico acuerdo. foto: EFE

En marzo pasado, durante su histórico viaje a Cuba –el primero de un mandatario de EEUU en casi 90 años-  el presidente Barack Obama renovó su llamado a que el Congreso levante el embargo, pero es poco probable que eso suceda debido a la oposición de legisladores que lo ven como un “premio” inmerecido para el régimen castrista y exigen mejoras en los derechos humanos en la isla.

//platform.twitter.com/widgets.js

Cuba insiste en que el embargo le ha costado cerca de un billón de dólares en pérdida de oportunidades económicas.

“La normalización de las relaciones pasa por el fin del embargo comercial de EEUU, y el cese de campañas como el Programa de Perdón de Profesionales Médicos que alienta a médicos cubanos a desertar” de la isla, dijo a este diario Philip Brenner, analista político y profesor de Historia y de Relaciones Internacionales de American University.

El programa médico al que aludió Brenner fue creado en 2006 durante la presidencia de George W. Bush, y alienta la deserción de médicos y enfermeras que participan en misiones cubanas en el extranjero. Hasta la fecha, alrededor de 7,000 profesionales han emigrado a EEUU bajo ese programa.

El especialista en asuntos cubanos también expresó escepticismo sobre las negociaciones para compensar a estadounidenses cuyos bienes fueron expropiados en la isla.

Otro punto espinoso entre ambos países es el de la ley “pie seco, pie mojado”, que da trato preferencial –otorgando la residencia permanente-  a todo cubano que logre pisar suelo estadounidense.

Balseros son detenidos por autoridades cubanas tras fallar en su intento de llegar a EEUU.
Balseros son detenidos por autoridades cubanas tras fallar en su intento de llegar a EEUU. Foto: Getty

La Administración Obama ha indicado que no tiene planes de modificar esa medida en el futuro previsible, pese a que el gobierno cubano asegura que ésta alienta la peligrosa emigración ilegal por altamar.

El gobierno de Obama tampoco ha indicado si devolverá la base naval de Guantánamo ni cuándo, que es otra de las exigencias de Cuba.

El primer aniversario del deshielo coincide además con un momento clave para Cuba que, tras una caída en los suministros de petróleo de Venezuela y la caída de precios en las exportaciones cubanas, se acerca peligrosamente a una nueva crisis.

“El declive de la economía en Cuba provee menos incentivos para las inversiones de compañías estadounidenses allí, y reduce el tamaño del mercado (cubano), lo que significa que será aun más difícil lograr la normalización de las relaciones en el futuro cercano”, advirtió Brenner.