Julián Castro, una estrella ascendente que podría llegar a la vicepresidencia

¿Le interesa el cargo? Castro, de 41 años, siempre responde con una amplia sonrisa y asegura que quiere terminar sus tareas como secretario de Vivienda
Julián Castro, una estrella ascendente que podría llegar a la vicepresidencia
SAN ANTONIO, TX - OCTOBER 15: Secretary of Housing and Urban Development Secretary Julian Castro introduces Democratic presidential candidate Hillary Clinton at a "Latinos for Hillary" grassroots event October 15, 2015 in San Antonio, Texas. The event was part of the campaign's ongoing effort to build an organization outside of the four early states and work hard for every vote. (Photo by Erich Schlegel/Getty Images)

Lleva casi dos años en el cargo pero el secretario de Vivienda, Julián Castro, una estrella con ascenso meteórico en el Partido Demócrata, podría ostentar el segundo puesto más importante en EEUU, si Hillary Clinton lo escoge como compañero de fórmula, y si el binomio gana en noviembre.

Castro, de 41 años, es el miembro más joven del Gabinete presidencial –asumió su actual cargo el 28 de julio de 2014-, y ha participado en numerosos actos electorales a favor de Clinton en estados como Nevada, Iowa y Maine.

Aunque no puede hablar sobre sus ambiciones electorales debido a una ley federal –responde siempre a la misma pregunta de si le interesa el cargo con una amplia sonrisa-, en Washington ya no es secreto que su nombre figura en la baraja de posibles candidatos a la vicepresidencia por el Partido Demócrata.

Clinton, la abanderada del partido, podría anunciar su selección tan pronto como este próximo viernes, según fuentes allegadas a su campaña.

La candidata Hillary Clinton junto a Julián Castro.
La candidata Hillary Clinton junto a Julián Castro.

Sobre Castro, la campaña de Clinton sólo ha dicho públicamente que ésta tomaría en cuenta su expediente, y agradece “enormemente” el apoyo del secretario de Vivienda.

La clase política aún recuerda el papel estelar de Castro durante la convención nacional demócrata en 2012 en Charlotte (Carolina del Norte) como primer latino en dar el discurso principal, lo que generó comparaciones con la oratoria del entonces joven senador demócrata por Illinois, Barack Obama, en 2004.

Castro fue el quinto alcalde latino de San Antonio (2009-2014), y es hermano gemelo del legislador demócrata por Texas, Joaquín Castro,  pero es considerado muy joven y apenas va acumulando experiencia política.

Hillary Clinton Hosts Latinos For Hillary Event In San Antonio

Sin embargo, tiene muchas cualidades que podrían ayudar a Clinton, de 68 años, en la contienda general:  es telegénico, progresista, popular entre los votantes “Millenials”,  ha cultivado buenas relaciones con el Congreso, y podría generar entusiasmo entre el electorado hispano aunque no habla español.

Tiene además una biografía de ensueño: nacido en San Antonio, ha sido comparado con Obama por su crianza y su ascendente carrera política, y es egresado de las prestigiosas universidades de Stanford y la Facultad de Leyes de Harvard.

Ganó una elección al concejo de la ciudad de San Antonio en 2001, con apenas 26 años de edad y, como alcalde de la séptima ciudad más grande del país, lideró un enorme crecimiento económico y expandió los programas preescolares, entre otros logros.

Ahora, desde el seno de HUD, Castro ha adoptado políticas públicas para favorecer a personas de escasos recursos; ha liderado reformas en el proceso de financiación, seguros y venta de hipotecas, y ha ampliado el acceso a internet en barrios marginados.

//platform.twitter.com/widgets.js

Hoy mismo, Castro defendió la urgencia de destinar más recursos para proteger a los menores de la contaminación con plomo en viviendas públicas.

//platform.twitter.com/widgets.js

Además, Castro haría buena pareja con Clinton tomando en cuenta los contrastes que ofrecería al posible binomio en cuanto a género, juventud, procedencia étnica y minoritaria, y el factor geográfico al tener raíces en el suroeste del país, aseguran sus allegados.

Pero algunos expertos aseguran que Clinton a quien verdaderamente necesita es a un hombre blanco y con más experiencia gubernamental, como el senador demócrata y exgobernador por Virginia, Tim Kaine, quien, además, tiene buen dominio del idioma español.

La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton acompañada del Sen. Tim Kaine.
La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton acompañada del Sen. Tim Kaine.

La idea es encontrar a alquien que complemente las cualidades de Clinton y sirva de contrapeso al binomio compuesto por el virtual candidato presidencial republicano, Donald Trump, y el gobernador de Indiana, Tim Pence.

Los otros dos latinos en la baraja son el congresista demócrata por California, Xavier Becerra, y el secretario del Trabajo, Tom Pérez.

Un incidente aleccionador

Consultada hoy por este diario, la oficina de Castro explicó que éste no puede ceder entrevistas sobre Clinton y demás asuntos electorales mientras realice funciones como titular del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD, en inglés).

El lunes pasado, un informe del gobierno determinó que Castro violó una ley federal, conocida como el “Hatch Act”, que restringe severamente las actividades políticas que puedan realizar los empleados públicos en instalaciones federales.

En abril pasado, Castro elogió la candidatura de Clinton durante una entrevista desde su oficina en la que se podía ver claramente el sello de “HUD” en el fondo.

“Al final, el pueblo estadounidense entiende que ella (Clinton) tiene una visión positiva para el país que incluye oportunidades para todos, y que puede lograr hacerlas”, dijo Castro entonces.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo ayer que Castro reconoció que se trató de un “error involuntario” y “está tomando la medidas necesarias para impedir que vuelva a ocurrir”.

Castro ha sostenido que, con el crecimiento de la comunidad hispana, ya es hora de que los latinos jueguen un mayor papel en la política nacional.

La pregunta del millón es si Clinton le dará ese papel.