Melania Trump, la plagiaria

Una persona que comete plagio básicamente atenta contra los derechos de autoría. El plagio, en una palabra simple y concreta, es un robo descarado que debe ser criticado y sancionado con todo el peso de la ley.
Melania Trump, la plagiaria
Melania Trump no sobrevivió a su primer discurso público.
Foto: EFE

Lo que hizo Melania Trump en la convención de los republicanos no tiene nombre. Melania Trump cometió plagio; se robó extractos del discurso de la Primera Dama, de aquel que presentó en la convención demócrata de 2008.

¿Con qué juicio y ética pretende guiar a los estudiantes norteamericanos si es que se convierte en Primera Dama de la República?

En 2008, Michelle Obama dijo textualmente: “[Barack Obama y yo crecimos con los mismos valores]: que se trabaja durísimo por lo que se quiere en la vida; que la palabra de una persona es una promesa; lo que se hace es lo que se dice [que se va a hacer]; que se trate a la gente con dignidad y respeto [incluso cuando no los conocemos].

En su discurso de la Convención republicana, el cual se lleva a cabo esta semana, Melania Trump dijo: “[…mis padres me inculcaron sus valores en mi] que se trabaja durísimo por lo que se quiere en la vida; que la palabra de una persona es una promesa; lo que se hace es lo que se dice [y mantener la promesa]. Que se trate a la gente con dignidad y respeto…”

Lo anterior es una de otras tantas partes que Melania Trump copió de un discurso previo de Michelle Obama. Corey Lewandowski, ex jefe de la campaña política de Donald Trump, criticó sin consideración a quien lo reemplazó (Manafort) y desde los micrófonos de CNN pidió su cabeza: “Si fue él (Manafort) la última persona que revisó [el discurso] y le entregó a la esposa del candidato, pienso que esta persona debe renunciar”, puntualizó.

Por su parte, David Axelrod, quien fuera el máximo jefe de la campaña de Barack Obama en 2008 dijo: “Es plagio. Totalmente plagio”.

Melania Trump debe recordar que, de estudiante en una universidad norteamericana, el acto de plagio es castigado drásticamente por el profesor, la facultad de estudios y la universidad.

Que Melania Trump no tenga un historial universitario promisorio, no la exculpa de haber cometido un grave delito que es sancionado drásticamente en la vida académica.

El plagio atenta contra los códigos de ética y las reglas de buena conducta. A ningún padre/madre de familia le gustaría que a su hijo o hija la eduque o instruya una persona cuyo historial brilla por el grave delito de plagio. Melania empezó con un “0” en la tarima política.

Humberto Caspa, Ph.D., es profesor e investigador de Economics On The Move. E-mail: hcletters@yahoo.com