Ley que beneficia a carwasheros continúa frenada por una demanda

Los dueños de la industria plantearon una querella contra la legislación aprobada por el Concejo en 2015
Ley que beneficia a carwasheros continúa frenada por una demanda
Hace un año se firmó la ley que beneficia a los trabajadores. Foto de Mariela Lombard.
Foto: Mariela Lombard/El Diario Nueva York

Más de un año después que el alcalde de Blasio firmara la Ley de Responsabilidad de Lavado de Carros (Car Wash Accountability Act), esta legislación está en un punto muerto, congelada por una demanda presentada por los propietarios de las lavanderías. Sin embargo, funcionarios de la Ciudad informaron esta semana a City Limits que en un futuro próximo emitirán regulaciones para la aplicación de la ley, un paso que permitirá seguir la batalla legal y de esta forma avanzar.

Mientras tanto, el sindicato Retail, Wholesale, and Department Store Union (RWDSU) una fuerza importante detrás de la ley de 2015, dijo que está negociando nuevos contratos con los propietarios de 10 lavanderías de carros que ha organizado con éxito y sigue “organizando activamente en la industria”.

El telón de fondo tanto de la sindicalización como de la legislación es la afirmación de que los propietarios de las lavanderías de carros se han aprovechado de sus trabajadores: pagando a sus empleados menos del salario mínimo y, a veces, incluso reteniéndoles las propinas que les corresponden. Los trabajadores de lavado de carros, que se llaman a sí mismo ‘carwasheros’, han dicho a los defensores que a lo sumo logran llevar a casa un sueldo semanal de $ 300 o menos. Algunos dijeron que trabajan más de 10 horas al día, pero no reciben horas extras.

La fuerza de trabajo de lavado de carros se compone principalmente de inmigrantes que no siempre son conscientes de sus derechos como trabajadores. Los inmigrantes son dos veces más propensos a sufrir violaciones de salarios que los ciudadanos de Estados Unidos, según un informe de la oficina de la Defensora del Pueblo Letitia James.

Algunas de las acusaciones han sido verificadas por los organismos de control. John Lage, el hombre apodado por el Daily News como el “Capo de las  lavanderías de carros”, tuvo que pagar a más de 1.100 empleados unos $ 3,4 millones en salarios atrasados y multas en 2009 bajo un acuerdo con las autoridades federales de trabajo. En 2014, pagó $ 3.9 millones de dólares bajo un acuerdo separado con el fiscal general de Nueva York.

Después de la feroz presión ejercida por los trabajadores inmigrantes y el sindicato, el Concejo aprobó en 2015 la Car Wash Accountability Act. Según esta ley, los operadores de lavado de carros tienen como requisito que obtener una licencia de la Ciudad que debe ser renovada periódicamente y podría ser rechazada si un operador carece de “buen carácter moral”, esto es por ejemplo, sino no logró mantener un seguro suficiente o no depositó una fianza. Esto último requisito pretende garantizar que los salarios atrasados podrían ser pagados en el caso de que se dicte un fallo en contra de la empresa.

Una vez que la Ley se firmó en junio pasado, la Asociación de Propietarios de Lavado de Carros (ACWO por sus siglas en inglés) demandó en una corte federal, alegando que la Ciudad estaba excediendo su autoridad e interfiriendo en el proceso de negociación colectiva. Como resultado de este juicio se retrasó la vigencia de la Car Wash Accountability Act, y la demanda en sí puso en espera hasta que el Departamento de Asuntos del Consumidor (DCA)  promulgue las regulaciones para aplicar la ley.

Después de recabar las observaciones a los proyectos de las regulaciones, el DCA emitirá las normas finales, aunque no hay un plazo fijo para ese efecto, dijo una portavoz a City Limits esta semana.

“La demanda sigue retrasando la ejecución de la ley, lo cual es una vergüenza porque los trabajadores la necesitan”, dijo Janna Pea por parte del RWDSU. “No sabemos exactamente el tiempo que tomará. Pero esperamos que sea pronto y confiamos que será ratificada”.

Los defensores destacan que las violaciones salariales y de las leyes laborales siguen siendo comunes, pero las condiciones han mejorado debido a la labor sindical y la formación de WASH Nueva York, una campaña conjunta de Make the Road New York y Communities for Change.

Esta semana, los trabajadores de dos lavanderías de carros de la ciudad, hablaron sobre sus condiciones.

Refugio Denicia, de 37 años, que ha estado trabajando durante 17 años en Off-Broadway Car Wash en Elmhurst, Queens, dijo: “Las condiciones han cambiado definitivamente desde que fuimos sindicalizados. Antes nos pagaban alrededor de $ 4 por hora, y ahora $ 9 por hora, además de algunas propinas”. Denicia, natural de México, dijo que el contrato llegó tres años después que los lavadores de carros comenzaron una huelga hasta que el propietario accedió a negociar con el sindicato.

Pero al menos un trabajador de la 138 Lube LLC en El Bronx, una lavandería de carros que no está sindicalizada, no parecía desanimarse por su falta de representación sindical. “No he estado aquí tanto tiempo, pero no puedo quejarme, ellos me pagan bien y nunca me han hecho problemas”, dijo Simón Herculan, quien dijo que su salario por hora era de $ 8, además de las propinas.