Seis pensamientos que te mantienen con sobrepeso

Identifícalos y evítalos para cumplir con tu meta
Seis pensamientos que te mantienen con sobrepeso
Haz un calendario para seguir tu dieta y apóyate en él para mantener la motivación.
Foto: Shutterstock

Entrar en un nuevo régimen alimentario no suele ser una tarea sencilla, pues implica una cantidad de compromisos mentales y de rutina a los que no es fácil llegar.

Comer mucho más balanceado, a las horas indicadas, no hacer caso a los antojos, estar pendiente de las cantidades y de los componentes de las comidas, etcétera, suelen ser los retos del día a día para alguien que decide darle un vuelco a su salud y a su rutina de alimentación.

A esto hay que sumar los pequeños diablillos mentales que constantemente están diciéndonos al oído que dejemos la dieta de lado, que la vida con dulces y chocolate es mucho más deliciosa, y que al fin y al cabo estamos en el mundo para ser felices y la comida es el camino más recto para conseguirlo.

Diablillos que nos sumen en tardes enteras de pizza y películas sin una gota de ejercicio de por medio, pero con cantidades de remordimientos al día siguiente. Así que, para dejarlos de lado, el primer paso que debemos tomar es identificar cuáles son los pensamientos que constantemente nos llevan de vuelta al mal camino, para evitarlos a toda costa.

Necesito comer algo

Cuando la comida se ha vuelto el camino para calmar la ansiedad, es muy fácil que caigamos en esta mentira. Intenta mejor meditar o hacer un poco de yoga, seguro que te sentirás mucho mejor y con menos remordimientos.

No hace falta planificar mis comidas

Está perfecto que el fluir diario de la vida tenga espacio en nuestra a veces aburrida rutina, pero dejarle todo el peso de las decisiones al azar sí que es poco sabio. Haz tu calendario y apóyate en él para mantener la motivación.

chocolates

Voy a comer solo un poquito de esto que no debo…

La rigidez excesiva no le hace ningún bien a los cambios de estilo de vida, porque deben ser paulatinos y tranquilos, pero permitirnos romper con lo propuesto constantemente no dejará ningún buen resultado.

Ya pequé; mejor lo disfruto y empiezo mañana de nuevo

Los errores son siempre bienvenidos, pues lo importante es no dejar nunca el camino, y entre más rápido se enmienden, mucho mejor. Si ya el pecado está cometido, dejarlo atrás y volver al propósito es lo ideal, no postergarlo para el día que sigue.

Mejor me busco una de esas dietas mágicas

Para que los cambios de vida sean sostenibles en el tiempo, tienen que ser paulatinos y pacientes. Si lo que se quiere es algo de por vida, será mejor dejar el afán de lado.

Esto es demasiado para mí, jamás lograré hacerlo

Lo bello de los procesos es ver, a lo largo del tiempo, cuántas cosas que jamás se pensaron posibles se logran con creces, y cuánto camino queda por delante. Tente paciencia y confía en tu proceso, que empezarás a ver los resultados cuando menos los esperes.