Estudio: Grandes mareas pueden provocar terremotos más potentes

La investigación podría ayudarnos a entender por qué se desencadenan los terremotos y así tener mejores estrategias de prevención
Estudio: Grandes mareas pueden provocar terremotos más potentes
Las mareas fuertes podrían ayudar a desencadenar o intensificar terremotos.

La revista científica Nature Geoscience ha publicado este lunes un estudio que afirma que las grandes mareas pueden convertir terremotos menores en temblores mucho más fuertes.

Los investigadores hallaron que los terremotos más potentes documentados tendían a ocurrir durante períodos de mareas fuertes, las llamadas “mareas vivas” que tienen lugar durante la luna nueva y la luna llena, cuando la diferencia entre la marea baja y la alta es más pronunciada.

El descubrimiento ha sido hecho por un equipo de científicos japoneses liderado por Satoshi Ide, catedrático de sismología en la Universidad de Tokio, y completado por Suguru Yabe y Yoshiyuki Tanaka de la misma institución.

Este estudio es el primero que ha logrado establecer una conexión estadística entre la incidencia de grandes sismos y las marejadas, una relación que ya se sospechaba pero no había sido probada. Dado que los océanos se mueven en una determinada dirección cuando el sol, la tierra y la luna se alinean, tal y como ocurre durante la luna nueva y la llena, la fuerza de las mareas puede ejercer presión sobre las fallas sísmicas.

luna
La relación entre las fases de la luna, las mareas y los terremotos se sospechaba pero no había sido probada (Foto: Archivo/La Opinión)

El estudio defiende que el estrés añadido de una marea muy fuerte puede desencadenar un terremoto en una falla que ya se encontraba cerca de su límite, y hacer éste más potente. Por ejemplo, los investigadores han descubierto que algunos de los temblores recientes de mayor fuerza, el de magnitud 9.1 que sacudió Indonesia en 2004 y el que ocurrió en Chile en 2010, tuvieron lugar en la época de mareas vivas.

El terremoto de Chile de 2010 ocurrió durante la época de mareas más fuertes (Foto: EFE)

Las mareas añadirían solo un poco más de presión sobre las fallas sometidas a los esfuerzos de las placas tectónicas, pero podrían marcar la diferencia que provocara o intensificase un sismo. Sin embargo, Ide también ha señalado que muchos terremotos ocurren igualmente durante períodos de mareas débiles y que las marejadas son solo uno de los muchos factores que intervienen en el complejo y casi aleatorio proceso sísmico.

Aunque podría ser un paso más en nuestra comprensión de los detonantes de un terremoto, el estudio no encontró correlación entre las mareas y los temblores de menor magnitud.

También presenta alguna inconsistencia, reconocida por los autores, tales como que el seísmo de Tohoku-oki, Japón, de 2011, ocurrió el 11 de marzo -es decir, solo un día antes de la “marea muerta” del 12 de marzo durante el cuarto creciente de la luna, que es precisamente el momento en que las marejadas son más débiles y hay una diferencia menor entre la marea alta y la baja.

El terremoto de Japón de marzo de 2011 provocó un desolador tsunami (Fotografía: AP)
El terremoto de Japón de marzo de 2011 provocó un desolador tsunami (Foto: Archivo/La Opinión)