Justicia para los latinos con el cierre de Rikers Island

Esta prisión es conocida por su cultura de violencia
Justicia para los latinos con el cierre de Rikers Island
Ya es hora de cerrar la prisión de Rikers Island.

Desde que la primera cárcel se abrió en Rikers Island en 1935 ha estado plagada de problemas de corrupción, la violencia, el abuso y la dilapidación. Hemos llegado a estar demasiado familiarizados con las historias semanales -a veces a diario- de asalto, violencia y abuso sexual.

El neoyorquino común es muy consciente de que un número abrumador de las personas detenidas en Rikers Island son afroamericanos o latinos, y que cerca del 80% no ha sido condenado por ningún delito. Durante décadas, los defensores, funcionarios electos y miembros de la comunidad han trabajado para mejorar las circunstancias en Rikers, aún persisten los horrores. Ha llegado el momento para nosotros  dejar de juguetear alrededor de los bordes de la reforma. Es el momento de cerrar Rikers Island para siempre.

Tanto a nivel nacional como a nivel local, un número desproporcionado de jóvenes latinos son detenidos y encarcelados cada año. Nuestras comunidades se encuentran entre los más fuertemente vigilados en la ciudad. Como resultado, perdemos una cantidad abrumadora de nuestros hombres y mujeres en el sistema de justicia criminal de la ciudad de Nueva York, y a Rikers Island, cada año.

La mayoría de las personas detenidas en Rikers viven en unas pocas comunidades, incluyendo partes de Bushwick y Bedford-Stuyvesant. Esto no es un accidente: es el producto de un sistema discriminatorio que margina y viola los cuerpos negros y marrones. Hemos vivido con la carga de este sistema racista por demasiado tiempo. Para transformar este sistema debemos de enfrentar sus injusticias cada vez, y siempre que sea, que ocurran.

Injusticias

Las injusticias comienzan con interacciones a nivel de calle entre la policía y los latinos. En Nueva York, la policía para y registran a los latinos a índices altos y, a menudo con poca justificación. Durante más de un año, he hecho campaña por la Ley “Derecho a Saber” (Right to Know Act), cuyo requeriría la policía a identificarse al realizar una parada, y para solicitar permiso antes de registrar a un individuo. Esta transparencia y la responsabilidad es el primer paso hacia la creación de un sistema donde la ley trata a todos los neoyorquinos con dignidad y respeto.

La injusticia continúa en la cárcel más famosa de la ciudad de Nueva York, Rikers Island. Rikers ha sido llamada un “antro de terror para la juventud latina”. Alrededor del 34% de las personas alojadas en Rikers Island son latinos. En promedio, el 40% de los detenidos en Rikers son entre las edades de 18 y 29.

Muchos se ven obligados a permanecer allí durante meses o incluso años mientras esperan su día en corte. Nuestros jóvenes, hombres y mujeres latinos están sufriendo horrores inimaginables: palizas, violencia de las pandillas, la violación y largas estancias en régimen de aislamiento. Por eso, estoy anunciando mi apoyo para la campaña de #CLOSErikers.

Rikers Island es conocida por su “cultura profundamente arraigada por la violencia”. En 2014, el Departamento de Justicia encontró que la práctica de violencia en Rikers era tan grave que violaron los derechos constitucionales de los adolescentes. Este tipo de violencia se traduce habitualmente en heridas graves que los médicos de la cárcel no pueden, o no quieren, aliviar. Esta brutalidad destruye la vida de los encarcelados, resultando en la separación de la familia, las enfermedades mentales, e incluso el suicidio.

Estos horrores persisten hoy en día, a pesar de la charla de la administración de “reformas” en Rikers.

José González, de 29 años de edad, cumpliendo una condena de cuatro meses, dos veces intentó ahorcarse en un mes. En mayo de 2016, se lesionó la pierna, pero se le negó atención médica adecuada. Mientras bajo “observación médica”, el personal rutinariamente lo humillaba – obligándolo a orinar en botellas durante la noche porque los guardias le negaban a traer sus muletas, prohibiéndole el acceso al baño. Incluso, el personal ignoró la recomendación de un médico para colocarlo en vigilancia de suicidio. Después de su segundo intento de ahorcarse, fue encontrado en el suelo con “marcas de ataduras” en el cuello y la sangre espumosa en los labios.

Frank Casco, un inmigrante de El Salvador pasó más de un año en Rikers Island, debido a retrasos en las audiencias judiciales. Finalmente, fue declarado inocente y liberado. Durante su tiempo en Rikers, Casco se vio obligado a buscar la protección de su pandilla de barrio porque, como dijo, “un latino por sí solo es un Latino muerto”.

A pesar de nuestros mejores esfuerzos, los intentos de reforma de Rikers Island han fracasado en alcanzar sus objetivos previstos. Rikers ha sido una cárcel fracasada  por demasiado tiempo. No hace nada para garantizar la seguridad pública o impedir la conducta ilegal. En lugar de ello, arruina a miles de vidas y destruye nuestras comunidades. Debemos hacer más. Es el momento de cerrar este antro de terror para siempre.

(Antonio Reynoso es concejal de Nueva York)