En Nevada, crece la batalla entre Heck y Cortez Masto por etnicidad y uso de español

Los candidatos a un escaño en el Senado en el estado de Senado se atacan por el uso del español y del origen latino para ganar votos
En Nevada, crece la batalla entre Heck y Cortez Masto por etnicidad y uso de español
Catherine Cortez Masto.
Foto: Ethan Miller / Getty Images

WASHINGTON.- La contienda por el escaño de Nevada en el Senado adquirió en los últimos días un extraño giro después de que exasesores del legislador republicano, Joe Heck, cuestionaran la identidad étnica  y dominio del español de su rival demócrata, Catherine Cortez Masto.

Hasta ahora, sólo el aspirante presidencial republicano, Donald Trump, se había aventurado a criticar el uso del español como estrategia para ganar el voto hispano, e incluso sugirió que en EEUU solo se debe hablar inglés.

Cortez Masto, nieta de un inmigrante mexicano, quiere convertirse en la primera latina en el Senado federal, pero exasesores de Heck generaron una tormenta en Twitter al cuestionar si la exfiscal es lo suficientemente latina, o si está explotando su origen étnico para ganar votos entre los latinos del estado.

La tormenta se ha trasladado a Facebook y a los portales de los principales medios de comunicación, cuando faltan 46 días para los comicios generales.

El jueves pasado, dos exasesores de Heck se burlaron del origen étnico de Cortez Masto a raíz de un artículo del diario “The Washington Post” sobre los candidatos latinos que se han postulado para cargos en el Congreso, incluyendo el mexicoamericano Ruben Kihuen, también en Nevada.

Tom McAllister, exdirector político de la campaña de Heck, afirmó que “Catherine tiene de mexicana lo mismo que yo. Es relevante al solicitar becas… o para postularse (al Senado) #nvsen”.

Poco después, envió otro tuit en el que preguntó si Cortez Masto hablaba español. Su pregunta encontró respuesta cuando otro exasesor de Heck, Mark Ciavola, contestó con un “no”.

Para continuar el drama, McAllister llevó sus ataques contra Cortez Masto a Facebook, donde afirmó que ésta viaja por Nevada presumiendo de que puede ser la primera latina en el Senado.

Ciavola criticó que Cortez Masto esté explotando su hispanidad entre los latinos –estrategia que en inglés se conoce como “hispandering”- y, a su juicio, muchos líderes hispanos prefieren a Heck.

La campaña de Heck ha dicho que McCallister no trabaja para Heck ni lo representa, pero el propio legislador no ha ofrecido comentarios sobre la controversia.

Nacida en Nevada, Cortez Masto creció hablando inglés porque sus padres, al igual que muchos de su generación, querían facilitar la integración de sus hijos.

La exfiscal ha calificado de “ridícula” la idea de que no es lo suficientemente mexicana porque no habla inglés, al tiempo que señaló que los comentarios de McCallister y Ciavola la ofenden y ofenden también a muchos mexicoamericanos que han contribuido al estado.

En Nevada, los hispanos conforman cerca del 30% de la población en edad para votar y el 18% de los votantes elegibles, por lo que no sorprende que Cortez Masto haya aumentado sus esfuerzos de acercamiento con la comunidad hispana.

Aunque no se le oye hablar en  español en  público, Cortez Masto se apoya en parte en el voto hispano, que será clave en los comicios del próximo 8 de noviembre, en unos momentos en que se mantiene rezagada en las encuestas.

La controversia provocada por los exasesores de Heck deja sobre el tapete la interminable discusión sobre si hace falta que un candidato hable español para entender los problemas de la comunidad o ganarse su confianza.

¿Habrá más latinos en el Congreso?

A  nivel nacional, los latinos conforman el 17% de la población total y apenas el dos por ciento de quienes ostentan cargos políticos.

En el Congreso, totalizan poco más de 30 legisladores hispanos, incluyendo diez que ganaron escaños en 2012.

Este año hay al menos 13 candidatos latinos, incluyendo a Kihuen y Cortez Masto, que quiere reemplazar en el Senado al líder de la minoría demócrata, Harry Reid, quien se jubila a finales de año.

Otra líder latina que aspira a un escaño en el Senado es la legisladora demócrata por California, Loretta Sánchez,  quien disputará con la fiscal general de ese estado, Kamala Harris, el escaño que dejará vacante la senadora demócrata, Barbara Boxer.